CIUDAD DE MÉXICO 21-Jul .- La taekwondoín María del Rosario Espinoza sabe qué hacer dentro y fuera de los tatamis siempre y cuando haya una planeación previa, pero si le cambian la jugada de último momento los nervios la traicionan.

La doble medallista olímpica estaba considerada para integrar la escolta para Río 2016 que ayer fue abanderada por el Presidente Enrique Peña Nieto, pero al llegar al recinto le informaron que ella hablaría a nombre de la delegación olímpica.

Aunque aprovechó los minutos que se retrasó el acto protocolario para releer el mensaje que le dieron, la ganadora del oro en Beijing 2008 hizo varios silencios durante su turno al micrófono.

“Fue un discurso muy improvisado porque yo no venía preparada para decir unas palabras. Me sacaron de la escolta y ‘órale tú vas a decir el discurso’, por eso estaba un poco nerviosa y leyendo mucho (antes) para no equivocarme, para ir bien al principio donde no tenía bien relacionadas las palabras, pero al final el mensaje fue claro, de que todos los deportistas que vamos a estos Juegos buscamos la gloria olímpica”, confesó Espinoza.

Pero el incidente no importó a funcionarios como el Secretario de Marina, Vidal Soberón, y otros seleccionados olímpicos y paralímpicos quienes la buscaron en todo momento para las selfies poniendo en aprietos al Estado Mayor Presidencial.