Les heredan fe

Con gran alegría, la familia Patrón Alvarado arribó a la Casa de Dios, el motivo fue celebrar el bautizo de los hermanitos, Victoria y Juan Pablo.
Los chiquitines recibieron la gracia del bautismo ante la presencia de sus familiares más cercanos, quienes fungieron como testigos del mensaje que dirigió el ministro de la Iglesia.
Momentos antes de ser bautizados, los hermanitos fueron ungidos con los aceites como lo marca el rito sacramental.
Posteriormente, papás y padrinos se comprometieron a guiarlos en la fe, el amor y la esperanza en Cristo, además de permanecer unidos a ellos en cualquier adversidad.
Más tarde, proclamaron ante Dios su deseo de que Victoria y Juan Pablo recibieran la gracia del bautismo y por ello se congregaron en el recinto para ser partícipes de tan especial acontecimiento.
Indudablemente, el momento más emotivo fue cuando los hermanitos recibieron la gracia del bautismo, comenzando así su vida católica.
Al final, sus orgullosos papás recibieron las felicitaciones por parte de quienes los acompañaron en ese día tan especial.

Compartir
Artículo anteriorColmada de bendiciones
Artículo siguiente