Con la sentencia dividida de la Sala Superior del Tribunal Electoral federal, al disponer la reposición de las elecciones en el Distrito 01 electoral federal de Aguascalientes, se inicia un capítulo inédito en la entidad y al mismo tiempo obligará a que la Cámara de Diputados comience sus labores con 499 miembros, uno menos del número establecido por la Constitución.

Con lo anterior, será la segunda vez en la época contemporánea que la Legislatura arranque inconclusa. Julio César Godoy Toscano, del PRD, ganó la diputación del Distrito 01 de Michoacán, por lo que debió rendir protesta, sin embargo, al instalarse formalmente la LXI Legislatura del Congreso el 29 de agosto de 2009, fue el único que no asumió el cargo ante la negativa de la Cámara de tomarle protesta, lo que fue ratificado por el Tribunal Electoral, debido a que estaba acusado de presuntos nexos criminales con un cártel del narcotráfico. Más tarde lo hizo su suplente Israel Madrigal Ceja, que se integró a los trabajos, mientras él permanecía desaparecido. Finalmente, el 24 de septiembre de 2010 pudo rendir juramento, asegurándose entonces que 48 horas antes fue introducido al recinto parlamentario por el diputado del PRD José Narro, aunque éste negó los hechos, siendo recibido por Alejandro Encinas y Guadalupe Acosta Naranjo, con lo que adquiría fuero y ya no podía ser aprehendido; no obstante, el 14 de diciembre de ese mismo año, la sección instructora determinó el desafuero que fue avalado por 435 diputados y desde entonces permanece prófugo, en tanto concluyó el encargo Israel Madrigal.

Al igual que ocurrió con el episodio michoacano, la historia recogerá los pormenores de lo que ocurre actualmente aquí, entre otros, la cancelación de la constancia de mayoría que recibió Gregorio Zamarripa Delgado, al ser invalidada la elección que por mayoría ganó en las urnas y que pierde por un hecho totalmente ajeno a él y a su campaña.

Al mismo tiempo, si se presenta nuevamente como candidato –lo que es casi un hecho- y triunfa, será el único legislador federal en el país que se ufane de haber sido electo dos veces en el mismo proceso; caso contrario, si el abanderado de otro partido es el vencedor, llevará un asterisco sobre la forma de como llega al Congreso.

Son varias las lecturas que deja el fallo de la Sala Superior tras el recurso que presentó el PRI para que desechara el acuerdo de la Sala Regional de Monterrey que ordenó la anulación, entre ellas, los puntos de vista encontrados de los seis magistrados, al grado que hubo un empate en la votación y que resolvió el magistrado presidente, al inclinar la balanza en contra de los priistas.

En sí, la denuncia del Partido Acción Nacional fue por el uso del autobús en que se trasladó el gobernador del estado el 7 de junio, día de la elección, lo que a juicio de los togados de Monterrey pudo ser determinante para inclinar el voto a favor de la causa tricolor y en lo que estuvieron de acuerdo tres de la Sala Superior, esto, a pesar de haber aceptado que la unidad automotriz lo hizo en los tres distritos y en dos de ellos ganó el PAN, incluso en el 03 con una amplitud de sufragios.

Lo anterior echaría por tierra el supuesto de que la actitud del mandatario tuvo que ver en los electores, ya que si eso fuera, entonces el PRI habría ganado todo, pero sólo lo hizo en el 01 y esto por una ventaja mínima de 500 votos. Como ambos acuerdos se basaron en interpretaciones de la ley, lo único que queda es hacer lo propio, que no puede ser otra cosa que señalar lo que hipotéticamente debió ocurrir si realmente se hubiera querido hacer justicia. El gobierno del estado no hizo mal uso de los recursos humanos ni financieros y el único error fue haber acompañado a los candidatos a votar, lo que visto desde otro ángulo, es normal en cualquier democracia, que el gobernante esté al lado de sus correligionarios.

Además de que se lleven a cabo los nuevos comicios, está pendiente la sanción al titular del Poder Ejecutivo, que si existe apego a la norma será una llamada de atención en privado o en público, pero a como están actuando en el Tribunal, ya no se sabe.

Desde otro ángulo, el Partido del Trabajo está de pláceme porque es una oportunidad de obtener los ocho mil votos que le faltan para conservar el registro nacional, lo que no va a ser una tarea fácil si se tiene el antecedente de que el 7 de junio obtuvo 3,246 votos en el Distrito 01, pero si hace alianza con el PRD que captó 5,487, sí lo conseguiría, incluso sumando a otros partidos que pueden darle un número mayor, respaldo que naturalmente tendría que hacer corresponder en 2016.

Es la otra cara de la moneda, lo que para el PRI fue una puñalada, en el PAN es la posibilidad de hacerse de la diputación, mientras que el PT anhelaba la nueva elección que de hecho es una bocanada de oxígeno puro, que si la sabe aprovechar, lo sacará de la terapia intensiva en que ha estado desde hace dos meses y medio.

PLAZO PARA LA ELECCIÓN

Conforme a lo establecido en la Ley General del Instituto Nacional Electoral (LGINE), el plazo para llevar a cabo la nueva elección no debe exceder de mes y medio, por consiguiente, los partidos tienen un plazo muy corto para organizarse y buscar el apoyo ciudadano.

El Artículo 23 dispone que “cuando se declare nula una elección o los integrantes de la fórmula triunfadora resultaren inelegibles, la convocatoria para la elección extraordinaria deberá emitirse dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a la conclusión de la última etapa del proceso electoral”, aunque el siguiente artículo señala que el Consejo General del INE “podrá ajustar los plazos establecidos en esta Ley conforme a la fecha señalada en la convocatoria respectiva”.

Como tercer elemento está que podrá participar en una elección extraordinaria el partido que hubiera perdido el registro “siempre y cuando hubiera participado con candidato en la elección ordinaria que fue anulada”, que sería el caso del Partido Humanista, el que por cierto alcanzó 2,438 votos en el Distrito 01, más que el Partido Encuentro Social, con 2,278, que sí conservó el registro.

TRES AÑOS DE GLORIA

A partir de ayer y hasta el viernes 28 de agosto, los nuevos diputados federales podrán realizar el proceso de credencialización, de acceso al salón de sesiones y registrarse como parlamentarios, lo que en el caso de Aguascalientes, serán tres de Acción Nacional y una dama del Revolucionario Institucional.

Según el orden que ha previsto la Secretaría General de la Cámara de Diputados, de 10:00 a 19:00 horas serán los trámites individuales y con una duración de entre 10 y 12 minutos, iniciándose con los legisladores electos de mayoría relativa. Los primeros en hacerlo serán los del PRI, luego del PAN y PRD. El lunes 24, los del PVEM, Morena, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, los sin partido e independientes.

Para los diputados del principio de representación proporcional o “plurinominales”, el trámite comenzará el martes 25, iniciándose con los del PRI, después Morena, Movimiento Social, Nueva Alianza y Encuentro Social, y el jueves 27, los del PAN, PRD y PVEM.

Las credenciales de identificación y acceso serán elaboradas según las copias certificadas de las constancias de mayoría y validez que acrediten a los diputados federales electos por ambos principios.

De los 500 juicios de inconformidad que se presentaron a raíz de la elección del 7 de junio, se desahogaron 498, procedieron 96 y sólo en el distrito de Aguascalientes habrá nueva elección, por lo tanto, el Tribunal Electoral tiene hasta el 23 de agosto para resolver las impugnaciones y será entonces cuando se conozca la integración de la LXIII Legislatura.