Legislación Digital

Mientras reflexionaba acerca del tema a tratar en este espacio, pasaba por mi mente escribir acerca de asuntos tan diversos como el inicio de la Era Osorio en la selección mexicana de fútbol o inclusive llegué a considerar escribir sobre las repercusiones de la resolución de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el uso lúdico de la mariguana para los cuatro individuos que surte efecto; sin embargo, al observar cómo existe en la internet un sinfín de información errónea y también verídica sobre el asunto caí en cuenta en que nuevamente tenía que tocar el tema de las TIC’s (Tecnologías de la Información y la Comunicación).
A lo largo de mis tres años como columnista, siempre he sido enfático en que el mundo digital forma parte de nuestra vida diaria y por eso es que tenemos la obligación de aprender a discernir los contenidos del mismo. Navegando en la Web leía que columnistas y no columnistas criticaban la iniciativa presentada por el senador Omar Fayad, la cual el legislador decidió titular Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos.
Si bien la iniciativa presentada ya fue retirada por efectos mediáticos, es necesario mencionar que esto se debe a que logró caer en manos de aquellos que usan la Web para manipular la información y dar sentidos erróneos a las cuestiones políticas, de manera que evidentemente la iniciativa tenía muchas cuestiones que debían ser modificadas (lo cual iba a suceder ya que es parte del proceso legislativo). Mencionado lo anterior, consideré importante adentrarme en los contenidos de dicha ley y explicar un poco acerca de ellos.
Como bien recita la exposición de motivos elaborada por el senador hidalguense, la tecnología ha cambiado desde la forma de aprender hasta la forma de realizar negocios, y de esta manera se ha visto aumentado el uso del internet, razón por la cual todo esto ha desembocado en un campo fértil para la delincuencia, ya que ha encontrado nuevas maneras de cometer actos que afecten de cierta manera a la ciudadanía, las empresas y el gobierno. De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) en el 2010 nuestro país contaba con 34.9 millones de cibernautas y al finalizar el año 2014 la población cibernauta ascendió a cerca de 53.9 millones (43% de la población nacional). El mencionado estudio indica que 18.4 millones son personas menores de edad, los cuales se colocan como principales víctimas de ataques ciberneticos. En el orbe se ha venido impulsando una agenda que permite tipificar ciertos delitos conocidos como cibernéticos, ya que estos logran en ocasiones evadir los elementos del lavado de dinero, la trata de personas, el fraude, la pornografía infantil. Dicha evasión se da en virtud de la falta de regulación o la deficiente técnica legislativa en los respectivos códigos penales (recordemos que existen en nuestro país 33 códigos penales aplicables según corresponda).
La regulación actualmente aplicable en nuestro país comprende ciertos aspectos, pero estos son regulados de manera aislada en la Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares y en la Ley Federal de Instituciones de Crédito. Considero que el tema no debe ser evadido ni mal entendido, sino abordarse con la participación de expertos en la materia e inclusive acudir a la legislación extranjera para formar un marco legal adecuado a nuestras condiciones y de esta manera lograr sancionar a todo aquel individuo que cause perjuicios por esta vía.
Me permito por este medio realizar una invitación a la sociedad en general, a efecto de que se comprenda que en ningún momento se trata de aplicar una censura ni especie de ley mordaza. Y, por otro lado, a nuestros legisladores (tanto locales como federales) a efecto de poder difundir información y combatir el infundado miedo en la población y atreverse a legislar en estos temas que evidentemente requieren atención.
Las leyes se han hecho para el bien de los ciudadanos: CICERÓN.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr