Noé García

Sé que estamos a unos días del proceso electoral y que eso da una vorágine de temas para escribir, además de que la situación nacional también da mucho para poder comentar pero hoy quiero aprovechar el espacio para darnos un respiro y tratar un tema distinto. El de la necesidad de leer y el de trasmitir con el ejemplo esto que tendríamos que adoptarlo como un hábito.

Nadie se ha enfermado por no leer, mucho menos ha muerto, muchos pueden tener una digna y alegre vida sin saber leer, entonces ¿Por qué nos empeñamos algunos en procurar para que otros lean?

Hoy en día nuestra mente tiene un sinnúmero de herramientas para allegarse información ya digerida, como lo son los videos, audios, ilustraciones, fotos, representaciones, etcétera, todas ellas la mente pude realizar otras cosas mientras las procesa, en cambio la lectura requiere una especie de ritual para poder digerirla plenamente, desde un ambiente adecuado (sin ruido y distracciones) un formato accesible (papel o digital) y concentración (una comunión entre dos, la mente y el texto) de las formas de allegarnos información pareciera la más complicada, por eso quisiera apoyarme y transcribir algunos argumentos de distintas personalidades y finalmente algunas freses de grandes pensadores.

“Leer amplía la conciencia, aunque actualmente no sea lo más importante para la gente porque los demás formatos de comunicación dan prioridad al espectáculo y la gente se ha acostumbrado a privilegiarlo. La lectura ofrece en cambio numerosas posibilidades de conocer otros mundos, de entenderlos hasta en sus más insignificantes detalles, es fascinante.” (Margo Glantz, escritora)

“La lectura genera mentes activas, hay un ejercicio intelectual El libro le da un espacio al lector, lo considera un individuo que piensa, que tiene ideas propias, que puede llegar a sus propias conclusiones, que tiene que leer entre líneas. Cree en la posibilidad de que el otro, no solo va a absorber una historia, sino que la va a interpretar, o reinterpretar.” (Vivian Abenshushan, escritora y editora)

“La lectura implica un proceso cognitivo. Yo creo que podrías ser desde un mejor conversador, hasta alguien que entiende mejor los problemas del otro (…)El entender lo que alguien más escribió, te lleva a comprenderte a ti y a comprender al otro.” (Mónica Nepote, escritora)

Puede mejorar la conversación. El discurso de lo que es social, de lo que es político, de lo que es justo, puede verse mejorado, por un grado de complejidad que hay ahí.” (Fausto Alzati, escritor)

“Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos”. (Sir Francis Bacon.)

“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”. (André Gide.)

“De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”. (Jorge Luis Borges.)

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer”. (Alfonso V)

Para finalizar, después de lograr la tarea de despertar la necesidad de la lectura, la inmediata y prioritaria es la calidad en lo que se lee, no es lo mimo lectura que eleven y enriquezcan el alma, a las que solamente por su baja calidad y funesto contenido la deterioran. Dijo George Trevelyan La educación ha logrado que las personas aprendan a leer, pero es incapaz de señalar lo que vale la pena leer.”