CIUDAD DE MÉXICO.- Julión Álvarez asegura que no cayó en incumplimiento de contrato y que su mote le pertenece, contrario a la supuesta demanda interpuesta por Germán y Domingo Chávez.
Julio César Álvarez Montelongo, nombre real del cantante, publicó un video en su cuenta de Facebook en el cual aclara que su apodo no fue inventado por los empresarios y que ellos lo registraron pero bajo el nombre de otra persona.
“El nombre, cuando firmamos el contrato, no lo tenía yo registrado. Me dijeron ‘Viejo, nosotros aquí se lo podemos hacer (el registro)’. Pasa el tiempo… ‘y ¿mi nombre?, ¿mi nombre?'”, contó Álvarez en el clip.
Contó que estos promotores le pidieron cierta cantidad de dinero para devolverle los derechos del nombre.
El intérprete aceptó que, como alegan los empresarios, sí le dieron 300 mil pesos al principio, pero que eso fue para que dejara de trabajar durante 6 meses fuera de las cantinas, para cuidar su imagen, y entonces dar el salto a los escenarios. (Staff/Agencia Reforma)