A un distribuidor de drogas que había sido detenido por policías preventivos de Jesús María en posesión de casi 55 gramos de metanfetamina, le fue ratificada una sentencia de cinco años de prisión que le dictó un juez federal.
La Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR informó que el Magistrado del Tribunal Unitario del Trigésimo Circuito, confirmó la sentencia condenatoria que el 17 de junio del 2015 le fue dictada por el Juzgado Primero de Distrito en Materia Penal con sede en Aguascalientes, en contra de una persona del sexo masculino que actualmente se encuentra recluida en el Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Esta persona había sido sentenciada a 5 años de prisión, así como al pago de una multa de 100 días de salario mínimo, al ser encontrado culpable del delito contra la salud, en la modalidad de posesión de metanfetamina con fines de comercio, en la variante de venta, previsto y sancionado en el artículo 195 del Código Penal Federal.
Debido a que el sentenciado interpuso un recurso de apelación, el expediente fue revisado nuevamente por el Magistrado del Tribunal Unitario, quien consideró que se encuentran acreditados los elementos del delito y la responsabilidad del implicado con los medios de prueba aportados, por lo que ratificó la sentencia que le fue dictada.
De acuerdo al expediente penal que fue integrado y consignado por el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, el ahora sentenciado fue detenido por policías preventivos de Jesús María, durante un operativo llevado a cabo en el fraccionamiento Ruiseñores.
Tras ser sometido a una revisión de rutina, le encontraron en su poder un envoltorio conteniendo 54 gramos 53 miligramos de metanfetamina.

DETIENEN A INDOCUMENTADOS
En la Puerta de Acceso Sur ubicada en la carretera federal 45 Sur, militares adscritos a la XIV Zona Militar y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), interceptaron a once personas centroamericanas que se encontraban ilegalmente en territorio mexicano.
El personal del Ejército Mexicano interceptó en la Puerta de Acceso Sur un camión de pasajeros foráneo de la línea Chihuahuenses.
Al someterlo a una revisión de rutina, los militares descubrieron que entre los pasajeros viajaban once centroamericanos de distintas nacionalidades, los cuales habían ingresado ilegalmente a México con la finalidad de llegar a los Estados Unidos.
Las once personas aseguradas fueron trasladadas al edificio del Instituto Nacional de Migración, a fin de realizar los trámites correspondientes y proceder a repatriar a los centroamericanos a sus países de origen