Es el Jardín de San Marcos un ícono de Aguascalientes, que no ha recibido la atención y mantenimiento necesarios, consideró la regidora Carmen Lucía Ruiz Esparza, por lo cual, luego de la petición ciudadana, se llevó a cabo un diagnóstico del mismo, y se logró gestionar un recurso de un millón de pesos, que permitirá intervenir este emblemático lugar.

“En áreas verdes detectamos polilla y gusano barrenador en el tronco de los árboles, tenemos araña roja que está provocando la pérdida masiva de hojas, y esta plaga está produciendo grandes afectaciones en los árboles con el riesgo de que existan otros árboles que se contagien”, puntualizó.

La integrante de la Comisión de Ecología, Parques, Jardines y Panteones, dijo que ya se registran tocones, y troncos muertos; además que hay sobrepoblación de ardillas y gatos que están causando daños a la flora del lugar.

“Acaban con las flores de color que se ponen, se las comen, y no se puede dar abasto para estar embelleciendo el lugar; en infraestructura tenemos alguna iluminación dañada, el sistema de riego está expuesto en algunas partes; tenemos la balaustrada vieja, dañada y desgastada en algunas partes. Aparentemente hubo una intervención del INAH, en un estudios que realizó, y que le habremos de solicitar”, subrayó.

Dijo que luego de este análisis, se logró que en el presupuesto del presente año, se asignara una partida de un millón de pesos para rehabilitación y mantenimiento del jardín, por lo cual se ha hecho la solicitud a Servicios Públicos, específicamente al área de Parques y Jardines para que presenten un proyecto que incluya intervención a la balaustrada, el sistema de riego, la iluminación, así como reforestación.

Recordó que el lugar fue construido en 1831, su balaustrada es de 1842, el kiosco es de 1891, además de que se dio una remodelación en 1999; fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010.