Cecilia de Santos Velasco

Los colegios particulares de Aguascalientes realizan gestiones ante la SHCP, la SE, la Cámara de Diputados y la SEP, para que se valore la actuación de la educación privada que no soporta más la vigente sobre gravación de impuestos, a razón del pago del ISR y la otorgación obligatoria de becas económicas a sus estudiantes.

Guadalupe de la Cerda, presidenta de la Asociación Internacional de Instituciones Educativas privadas, advirtió que las escuelas particulares logran un ahorro a la Federación de 160 mil millones de pesos por ciclo escolar, gracias a que los padres de familia han optado llevar a sus hijos a estos colegios y no a la escuela pública.

Además, dijo que la educación básica pública cuesta en promedio 3 mil pesos por alumno mensual, mientras que la del sector privado asciende a la cantidad de 1,500 pesos, en igual periodo.

Al cargarse tantos impuestos a los colegios privados, dijo que ésta pierde su capacidad de crecimiento para responder a las exigencias de la educación estatal y nacional. Por tal motivo, aseveró que este sector requiere un subsidio por parte del Gobierno para mantenerse vigente y apoyándolo en ésta su obligación.

Hoy en día, los colegios particulares atienden a una población superior de 55 mil estudiantes en Aguascalientes, desde preescolar hasta la educación media superior, donde el Gobierno todavía no está en posibilidades de atender a este número de personas porque no tienen cobertura para todos los alumnos.

En entrevista con El Heraldo, Lupita de la Cerda detalló que las instituciones educativas de carácter privado siempre han otorgado becas a sus estudiantes, las cuales han sido su pago de impuestos, pero ahora que los colegios deben pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR), se les sobre grava fiscalmente.

Agregó que si se paga el ISR, ya no tiene porque darse becas educativas a los estudiantes, motivo por el cual se necesita que se valore el quehacer de los colegios particulares y se decida si se paga el Impuesto Sobre la Renta o se otorgan las becas a sus estudiantes, “pero no más los dos”.

Mencionó que para lograr la incorporación al Instituto de Educación y a la SEP, los colegios particulares deben dar un 10% de becas a sus estudiantes, lo cual es muy delicado porque es un impuesto que va directo a los ingresos y no a las utilidades, “tenga o no ganancias una escuela debe conceder un porcentaje de apoyos a colegiaturas”.

Tras la reforma fiscal, el Impuesto Sobre la Renta ya no permite la deducción al 100% de la nómina, ahora sólo puede hacerse al 48%, cuya situación ya no pueden tolerarla más las administraciones de los colegios particulares, porque está frenando su desarrollo y expansión.

Lupita de la Cerda mencionó que los colegios privados extranjeros no pagan tantos impuestos como los mexicanos y los de Aguascalientes, ya que en los países latinoamericanos los gobiernos otorgan un subsidio a la educación privada, como Argentina y Brasil. Y en Chile, el Gobierno ofrece a los padres de familia un bono para el pago de colegiaturas para que ellos determinen el lugar donde inscribirán a sus hijos.

Finalmente, agregó que todos los gobiernos tienen la obligación de ofrecer una educación de calidad gratuita, donde México en lugar de cobrar ISR, debería proporcionar un subsidio a la educación privada.