Lazo sagrado

Al cumplir 40 años de feliz vida matrimonial, José Luis Cuevas y Amelia Loera, acudieron al altar del Cristo Negro para renovar sus votos sagrados.
En presencia de sus hijos, nietos y demás familiares, José Luis y Amelia nuevamente juntaron sus manos y, frente al sacerdote que presidió su eucaristía en el Templo del Señor del Encino, pronunciaron las promesas que cuatro décadas atrás hicieron ante el creador de permanecer juntos en fraterno e indisoluble lazo conyugal.
Con el juramento cumplido a cabalidad, la pareja retornó para agradecer al Todopoderoso, la bendición y la dicha que les ha otorgado al formar con su descendencia una hermosa familia que se ha mantenido unida, gracias al amor que se han profesado.
Sus herederos, agradecieron profundamente a sus padres por ofrecerles a ellos un hogar lleno de cariño y en su honor, organizaron un emotivo brindis en que todos participaron para honrar a la pareja con muestras de afecto, por cumplimentar sus bodas de rubí.

Compartir
Artículo anteriorPara toda la vida
Artículo siguienteHermosa bendición