RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Ni el vistoso juego de Marta ni el ser anfitrionas fue suficiente para que la Selección femenil de futbol de Brasil pudiera pelear por la medalla de oro.
En un sufrido y desgastante encuentro, dirigido por la árbitro mexicana Lucila Venegas, la escuadra Verde-Amarela cayó 4-3 en penales en Semifinales ante Suecia tras el 0-0 en tiempos extra, en un juego que registró una entrada superior a los 70 mil aficionados en el legendario Maracaná.
Las locales ya habían sufrido en la ronda anterior, cuando también llegaron a la definición desde los 11 pasos, pero hace unos días la suerte estuvo de su lado y lograron echar a sus similares de Australia (7-6).
En esta ocasión dejaron todo en la cancha, pero no fue suficiente para detener al conjunto sueco, que llegó con el ánimo hasta el cielo luego de haber echado a Estados Unidos, la escuadra multimedallista que aspiraba a ganar el oro.
Fueron 90 minutos de un futbol cerrado, tal y como la entrenadora, Pia Sundhage, de Suecia, lo visualizó, jugaron a desesperar a Brasil, que por más que quiso, no pudo imponer su juego vertical y habilidoso. Esta vez la experiencia de Marta no fue suficiente para descifrar el muro que plantó la estratega.
Pia sabía perfectamente lo que se iban a encontrar, porque en la Fase de Grupos, Brasil goleó a las suecas por 5-1 y ayer tomó revancha al llevarlas a sufrir hasta el alargue.
En el segundo tiempo extra, Marta tuvo en sus botines la oportunidad de darle la victoria a la canarinha, pero enfrente se topó con la portera Hedvig Lindahl, quien fue la mejor de la tarde.
En los penales, Lotta Schelin, Caroline Seger, Nilla Fischer y Lisa Dahlkvist marcaron por las suecas, mientras que la arquera brasileña Bárbara atajó el disparo de Kosovare Asllani.
Por Brasil, anotaron Marta, Andressa Alves y Rafaelle. La arquera Lindahl, detuvo las ejecuciones de Cristiane y Andressinha, lo cual bastó para calificar a las vikingas a la Final, que disputarán contra Alemania. (Staff/Agencia Reforma)