Silvia Guerra

Las redes sociales, las aplicaciones digitales y el internet en general, se han vuelto una herramienta básica y fundamental para nuestra vida diaria y la propulsión de la imagen de muchas personas, negocios, productos o empresas. Es justo decir que para muchos, estas herramientas están tomando control de su vida, siendo estos manipulados por ellas. La idea y beneficio real de utilizar estas herramientas, es que sean instrumentos que podamos emplear a nuestro favor, controlando nosotros su uso y desempeño, no al revés.

De acuerdo a reportes de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), el número de internautas mexicanos (en millones de personas), ha incrementado de 20.2 en el 2006 a 53.9 en el 2014. Las computadoras conectadas a internet en el segmento laboral creció de 7.6% a 15% entre el 2005 y el 2006, ocupando México el segundo lugar dentro de los 28 países encuestados.

Todos estos datos pueden ser positivos, ya que pueden significar que a través de estas herramientas, puedes lograr un mejor networking, una mayor y más rápida comunicación, mejor atención a clientes, etc. ¿Pero en realidad utilizas estos medios de manera positiva y únicamente para potenciar los resultados de tu trabajo? ¿O frecuentemente pierdes el enfoque por estar embelesado o distraído por ellos?

Hay que considerar seriamente si tienes adicción a las redes, alguna aplicación o al uso del internet con fines recreativos a la hora de estar trabajando. Esto puede estar afectando fuertemente tu rendimiento y productividad.

Tips que pueden ayudarte a terminar con esa adicción y tu nuestro rendimiento:

  • Analiza seriamente si el uso de las redes sociales, el internet o las aplicaciones digitales están interfiriendo con tus actividades laborales, en especial afectando negativamente tu productividad, o con tus relaciones laborales (dejas de prestar atención a los demás).
  • Si descubres que tienes un problema con esto, hazte el firme propósito de resolverlo. Si para el desempeño de tu trabajo, el uso de redes, aplicaciones o internet no son necesarios, procura mantener cerrado todo esto en tu computadora y teléfono celular. Así fomentarás la concentración en tu trabajo.
  • Asigna un tiempo específico al día para ingresar a tus redes sociales, aplicaciones favoritas o internet con el fin de distraerte o ponerte al corriente de los últimos mensajes, de tus amigos cibernéticos, de las más recientes noticias, etc. Ese tiempo debe ser dentro de tu espacio de descanso y no durante horas de trabajo.

No dejes que tu trabajo y tu desempeño sufran por tu falta de concentración y enfoque.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx