Ante los problemas de conducta de las mascotas en casa, más que pensar en abandonarlas o sacrificarlas, éstas pueden ser llevadas con adiestradores profesionales que ayudan a cambiar los malos hábitos y a manejar la psicología del animal, destacó la presidenta de Amigos Pro Animal, Ana Zavala.

En ese sentido, comentó que es muy común que muchos animales sean abandonados por problemas de conducta, ya las familias no saben cómo educar a los perros que ladran o aúllan constantemente durante el día, lo que provoca incluso la queja de los vecinos.

Ante esta situación, la presidenta de Amigos Pro Animal dijo que muchos optan por sacrificar a su mascota llamando al antirrábico, otros prefieren darlos en adopción, en tanto que otras familias deciden aplicar la eutanasia al no saber qué hacer con él.

Sin embargo, Ana Zavala, puntualizó que existe una solución muy sencilla ante esos problemas, y es buscar el apoyo de etólogos o adiestradores especializados en la conducta canina.

“Una vez tratado médicamente y que el veterinario diga que físicamente no tiene nada, sino que estamos hablando de algo psicológico, es donde entra el etólogo. Hemos visto casos donde el animalito en un par de semanas se vuelve en un perro excepcional, se vuelve un perro tranquilo; algunos tardan más, varios meses, pero sin duda el trabajo que pueden llevar las familias junto con un adiestrador o con un etólogo, le puede cambiar la vida a su animalito sin necesidad de llegar al abandono o al sacrificio de la mascota”.

La presidenta de Amigos Pro Animal reconoció que la educación de una mascota no es fácil, ya que conlleva la participación de todos los integrantes de la familia en un trabajo constante de comunicación.

“Se tiene que trabajar constantemente con la mascota, una hora diaria para enseñarle que no debe sufrir, no debe tener ansiedad, que no va a sufrir el abandono en casa, y se tiene que quedar tranquilo de que vamos a regresar con él”.

A pesar de lo anterior, Ana Zavala puntualizó que sólo en caso de detectar que el animal llega a atacar, es cuando éste ya llegó al límite de su ansiedad y se tiene que llegar a la triste solución de la eutanasia, para evitar que haya algún peligro.

“Desde el primer momento en que detectemos que hay problemas de conducta con nuestro perro o gato, debemos acercarnos al médico veterinario, con los adiestradores o a las asociaciones protectoras, donde les podremos brindar la información de con qué etólogo se pueden acercar y dónde pueden conseguir esta asesoría conductual para que las mascotas tengan una vida en armonía o equilibrada en casa”.