Las homilías cortas, con un mensaje claro y conciso, han contribuido a que más feligreses vayan a misa los domingos; es una propuesta del Papa que debemos tomar en cuenta, aunque hay sacerdotes que ya tienen sus forma de ser y estructurado el tipo de mensaje que dan a los fieles, señaló el vicario de Pastoral de la Diócesis de San Juan de los Lagos, Francisco Escobar Mireles, tras reconocer que hay quienes acostumbran relatos muy extensos y la gente llega a dormirse, entonces hay que ser más dinámicos y directos en el mensaje que queremos dar a la gente, como parte de nuestra labor evangelizadora.

“Hay cristianos de tradición, más no de convicción, y con ellos hay que trabajar más de cerca, para que en vez de alejarse de sus parroquias, se acerquen con gusto, no por obligación.

Incluso, hay Diócesis, como la nuestra, en la que los padres se reúnen los viernes para definir la homilía de los domingos, hacerla más atractiva, de acuerdo a las necesidades de cada comunidad”, añadió.

Mientras que en las ciudades, de un 30 a un 40 % son católicos de verdad, acuden a misa todos los domingos, en los pueblos la participación es mayor, hay lugares que registran una asistencia hasta de un 80%, pero mientras es más grande la ciudad, es menos la asistencia.

Aceptó que hay quienes van a misa sólo cuando se trata de un bautizo, de una boda o de unos quince años, les importa más el aspecto social que los misterios del Señor.

Ahora, para otorgar los sacramentos, hay que recibir previamente catequesis, y hay quienes la ven como un requisito, más no se adentran en el significado que tienen; van a las pláticas más a fuerza que de ganas.

Reconoció que las sectas van ganando terreno, porque los sacerdotes han descuidado ciertas zonas, sea por indolencia o porque el número de presbíteros es insuficiente para atender a todos los feligreses, de ahí la importancia de promover las vocaciones.

El vicario dijo que como parte de la nueva evangelización, se trabaja en forma más dinámica, para involucrar a más fieles y no esperar a que ellos vayan a las parroquias, hay que ir por ellos, y concientizarlos de la importancia de que cumplan como auténticos cristianos.

El sacerdote vino a las fiestas en honor de la Virgen de la Asunción.