Los ahorros que las empresas pudieran llegar a tener por el uso de energías alternativas podrían ser hasta del 90%, dependiendo de los niveles de consumo y de los esquemas con los que trabajen, pero en realidad es una inversión recuperable al 100%, dijo en entrevista Eduardo Llamas Esparza, secretario del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas.
La fuente más utilizada son los paneles fotovoltaicos, que aunque en un principio implican una inversión significativa, la realidad es que en el mediano plazo tanto las industrias como los empresarios recuperan la inversión inicial, que incluso no tienen que hacerla forzosamente, ya que ellos pues pueden recurrir a fuentes de financiamiento que oferta el FIDE.
“Hay lugares en donde cuentan con un sistema interconectado de CFE y ya no están pagando más que un 10% de lo que gastaban, por el sistema fotovoltaico”.
Agregó que lo que sucede con las pequeñas empresas o comercios es que más bien desconocen las alternativas que tienen para la adquisición del equipamiento necesario, porque si bien sí implica una inversión considerable, la realidad es que los beneficios la pagan al 100% y se reditúa en ahorros.
El especialista dijo que es imprescindible que antes de realizar cualquier inversión se haga un estudio para determinar los niveles de gasto de energía, el tipo de equipamiento requerido y se analicen los espacios más adecuados en donde se pueden colocar para obtener los mejores rendimientos.
En el caso de los comercios o pequeñas empresas, inclusive pudieran contemplar la posibilidad de agruparse para hacer en conjunto esa inversión inicial y que de esta manera resulte más económico.
Llamas Esparza puso como ejemplo el ahorro que el propio Ayuntamiento ha reportado con el uso de las celdas fotovoltáicas instaladas en varios de sus edificios, como una manera de darle confianza a los empresarios de que el ahorro es real y se traduce en cuotas más bajas en los recibos de luz.
En Aguascalientes ya hay algunas industrias, hoteles y zonas residenciales que hacen uso de sistemas fotovoltaicos, al igual que empresas como NISSAN, con un sistema de biomasa. Aunque en realidad todos los giros y los tamaños de empresas tienen la posibilidad de migrar hacia el uso de energía “limpia”, pues incluso ya hay interconectadas en las redes de distribución de la CFE fuentes alternativas.