Noé García Gómez

Parece que quitarle el monopolio de postulación de candidatos a los partidos políticos a nivel local se hará realidad en este proceso electoral, la reforma Federal, su inadecuada réplica a nivel local y la enmienda de plana por parte del TEPJF al Congreso de Aguascalientes en los requisitos para candidaturas independientes y el interés de un par de decenas de personajes que buscan postularse por esta figura parece que compondrá un nuevo escenario que nunca se ha visto en nuestro estado.

Se ha propagado en la opinión pública y la sociedad la idea de que las candidaturas independientes son una especie de ciudadanos impolutos nunca manchados por la grasa de los partidos políticos. Que son ciudadanos pulcros de cualquier mancha que pudiera producir la enlodada maquinaria del sistema de partidos en México; o en otros casos que a quien dispone de esta figura expía todas sus culpas pasadas adquiridas en alguna organización partidista.

En un excelente análisis José Woldenberg dice que las figuras independientes no son otra cosa que una variante de los partidos políticos y transcribo …tendremos una nueva legislación para la construcción y registro de nuevos partidos. Sí, de nuevos partidos, porque éstos son inescapables ahí donde existen elecciones y cuerpos colegiados legislativos. Claro, podrán ser minipartidos o maxipartidos, pero partidos al fin. Tengo que explicarme.” continúa el expresidente del IFE “¿Qué es un partido? Una agrupación de ciudadanos que se organizan para contender por los diversos cargos de elección popular y que pretenden colocar a sus candidatos en cargos de representación. Para ello crean una estructura, generan jefes y “bases”, tejen redes de relaciones, se dotan de un ideario, proponen un diagnóstico de lo que sucede a la comunidad y postulan diversas medidas que a su juicio deben tomarse. Intentan forjar una identidad, tender puentes de comunicación con el vasto mundo de los electores, aspiran a tener visibilidad pública y sígale usted.” el especialista en temas electorales concluye “Por supuesto se podrán llamar a sí mismos candidatos independientes y a su amplia o endeble organización, movimiento, asociación, club, logia, plataforma, frente o circo, pero serán, en buen español, partidos.”

Pero vayamos más allá, dando un seguimiento a quien se ha manifestado para contender por algún cargo usando la vía independiente, no he visto que difundan una plataforma política o legislativa, que presente para convencernos de un proyecto de gobierno o legislativo distinto y mejor de los que nos presentan los partidos. El 90 por ciento de su discurso se centra en su cualidad de independiente y en no ser postulado por un estigmatizado partido político.

Hemos llegado a esto, pues la voz de los anti-partido y la anti-política avanzan a pasos agigantados. No es que los partidos y sus dueños (políticos encumbrados) no merezcan ser criticados; su fama se la han ganado a pulso. Pero la solución no está en un discurso retórico y simplón, donde el único motivo para optar por ellos sea independencia o desprendimiento de la clase política de los partidos.

Declararse independiente de los partidos no tiene que quedar solo la condición de no pertenecer, ni ser postulado por estas instituciones, declararse independiente es diferenciarse en su actuar, en su forma de hacer campaña, pero sobre todo de diferenciarse en las propuestas, soluciones y plataforma que llevarán a cabo la hora de ocupar un cargo de representación popular. Así, sí serían verdaderamente independientes.

No quiero, con el presente artículo que se crea que estoy a favor del monopolio que ejercían los partidos políticos, ni mucho menos en contra de la figura de candidaturas independientes. El objetivo es reflexionar el uso que se le tiene que dar a dicha vía.

De entrada hay algo muy bueno que traen consigo las candidaturas independientes y es que se están incorporando caras nuevas, ahora falta que se aderecen con nuevas y mejores propuestas a las contiendas electorales.

Finalmente, bienvenidos, enhorabuena y éxito a esos valientes ciudadanos que optarán por disputar los cargos a las maquinarias partidistas. Mi consejo es que pongan mucha seriedad y énfasis en las propuestas, ahí está la diferencia.

Concretito

Proyecto de la Purísima: es increíble que algunos regidores del Cabildo capitalino desecharan “sin más, ni más”, el proyecto para dignificar el tradicional barrio de la Purísima, cortaron de tajo la esperanza e ilusión de cientos de familias que viven y trabajan ahí, y más porque no se ve que tengan una alternativa más que el olvido para una zona de gran importancia económica, comercial y tradicional de Aguascalientes.

Twitter: noeg2