“Un político piensa en las próximas elecciones;  un estadista en la próxima generación”

Otto Von Bismarck

 

Noé García Gómez

El pasado jueves 11 de agosto la Sala Administrativa y Electoral del Poder Judicial del Estado de Aguascalientes, desechó por unanimidad de votos el recurso de impugnación presentado por la Coalición Grande y Para Todos encabezada por Lorena Martínez y como lo hemos comentado la última palabra la tiene el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, al menos que la Coalición y la candidata se desistieran de presentar su queja ante las instancias federales, lo cual es poco probable, pero no hay que descartarlo y traería algunas bondades, que a continuación reflexiono.

1.- Reconocimiento a las instituciones que ya han dictaminado: como lo fue el Consejo General del Instituto Estatal Electoral validó los resultados y entregó la constancia de mayoría; También el Consejo General del INE (Instituto Nacional Electoral) en sesión del día 14 de julio desechó la impugnación presentada por el PRI que básicamente replica los mismos argumentos y causales que han venido presentando.

2.- Agradecimiento a los funcionarios de casilla: el 5 de junio en las 1,518 casillas donde participaron 10,626 funcionarios de casilla y 369 observadores electorales, a todos ellos que otorgaron un día completo de sus vidas para dar garantía en un importante proceso electoral. Que si multiplicamos por el promedio de horas desempeñadas, se otorgaron más 130mil horas hombre, que cuidaron y contaron los votos.

3.- Respeto a los ciudadanos que votaron: 464 mil 251 ciudadanos acudieron a votar por 9 partidos políticos y 5 candidatos a Gobernador; no podemos reducir que la voluntad de todos esos votantes fue influenciada por un ministro religioso o por una dádiva. Creo que la mayoría fue consciente de la opción que en la boleta cruzaría.

4.- Gasto público: las elecciones se organizan con nuestros impuestos, con el dinero que el pueblo paga como contribuyente es utilizada para que partidos y candidatos realicen campaña, que los medios de comunicación transmitan spot´s y que las autoridades electorales organicen el proceso. Una nueva elección rondaría los 50 millones de pesos, que de manera extraordinaria se tendrían que destinar. Que bien podrían utilizarse en escuelas, atención médica o servicios públicos.

5.- Calmar ánimos: la intensa campaña generó que algunos ánimos se caldearan, que la redes sociales se incendiaran y que algunos medios de comunicación tomaran partido. Las elecciones no pueden tomarse como asuntos personales, sí darles la seriedad, pero todo desde un entorno de civilidad.

6.- No desinformar: Quienes tenemos acceso a algún medio para trasmitir nuestra opinión, no contribuyamos a la desinformación, esa necedad por inventar términos para no llamar a las cosas como son, me parece patético. Martín Orozco Sandoval es Gobernador Electo, pero eso de decir “candidato con constancia impugnada” me parece mezquino e ignorante.

7.- Que instituciones como Congreso del Estado retomen sus tareas legislativas: se esté convirtiendo en ring para dirimir asuntos pos-electorales. Los diputados tendrían que tener una agenda legislativa urgente que discutir.

8.- Sana transición: hay que reconocer que el actual gobernador su desempeño es institucional (tal vez por las consecuencias de su comportamiento en la elección federal) y conforme a los tiempos y las formas espera que se den las condiciones para generar una sana transición.

9.- No se integran pruebas firmes que sustenten la impugnación: recordemos que el 15 de julio el Consejo General del INE desechó una del PRI con los mismos argumentos que hoy vertieron en la impugnación. En aquel entonces el INE estableció “En esa tesitura se advierte que el quejoso intentó sorprender a esta autoridad, proporcionando información inverosímil, pretendiendo que se cuantificaran al denunciado gastos dobles o bien inexistentes, lo que devino en un gasto de recursos humanos y materiales de la autoridad, distrayendo la atención de los casos serios que esta autoridad en el ámbito de sus atribuciones debe conocer”. Bueno exhibió al equipo jurídico del PRI diciendo que no anexaron ningún documento que respaldara el carácter de quien se decía “perito” que validó sus pruebas.

La Sala Administrativa y Electoral del Poder Judicial del Estado de Aguascalientes los exhibe de manera similar “no puede ser estudiado de oficio, porque no existe ni siquiera un principio de agravio, ya que el recurrente no manifiesta cuestión alguna en relación a éste documento, siendo imposible que sea estudiado de oficio por esta autoridad. XII. Al no haberse acreditado ninguna de las causales invocadas, resultando infundados los agravios expresados, se declara improcedente el recurso de nulidad interpuesto por la coalición Aguascalientes Grande y para Todos” en contra de los resultados consignados en el acta de cómputo estatal de la elección de gobernador, la declaración de validez de la elección y el otorgamiento de la constancia de mayoría otorgada al candidato postulado por el Partido Acción Nacional, Martín Orozco Sandoval”.

10.- Los antecedentes y la debilidad en las pruebas aportadas, genera la certeza de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ni siquiera entre al análisis del documento, y por tanto se ratifique el resultado. Por lo que seguir judicializando el proceso solo contribuye a la polarización entre simpatizantes y molestia en el ciudadano.

Hoy Aguascalientes y su gente agradecería y reconocería que Lorena Martínez tuviera un gesto de voluntad política y madurez cívica, reconocer la voluntad ciudadana, dejar a un lado la rivalidad política, desistirse de ir al tribunal federal podría ser el primer acto para que construya un proyecto a mediano y largo plazo, que amplíe las simpatías y no desgaste su capital político. Para con ello generar una sana certidumbre en este largo periodo de transición. Pero eso es algo que solo a ella le corresponde evaluar y decidir.

Soy ferviente defensor de que los resultados electorales tienen que tener certeza, y que las autoridades electorales y judiciales en materia electoral son las encargadas. No podemos regatearle a ningún partido o candidato su derecho a inconformarse dentro de los causes legales el resultado de una elección. Pero también hay que ser serios y generar pruebas que demuestren lo que uno dice, pues si no se corre el peligro de que parezca capricho (pregúntenle a Andrés Manuel).

Veo difícil lo anterior, lo que nos queda esperar la resolución de la Sala Superior del TEPJF.

Twitter: @noeg2