Gerardo Muñoz Rodríguez

Hace unos cuantos días, la empresa norteamericana de servicios financieros Standard & Poor’s ratificó la calificación en escala nacional del estado de Aguascalientes en “AA+”, con perspectiva estable. Dicha valoración fue asignada en el año 2015 y ha sido confirmada desde entonces, posicionando a la entidad entre las mejores calificadas de toda la república. Fitch Ratings, también ha asignado una de las notas más elevadas para el estado, tanto en escala nacional como internacional. Indaguemos cuáles son las fortalezas de nuestro estado que nos permite ser punta de lanza a nivel nacional.
La calificadora fundada por Henry Varnum Poor, atribuye esta elevada nota gracias a los bajos niveles de endeudamiento, acompañada de una sólida posición de liquidez. Recordemos que, a mediados del 2011, la deuda vigente del estado fue consolidada con la finalidad de otorgar una mayor flexibilidad financiera. Lo anterior ya que el 100% de la misma sería liquidada por la anterior administración y los primeros años de la actual, lo que representaba poco margen presupuestal. El empréstito actual, no representa una carga financiera para la actual administración, ya que su servicio de la deuda sólo representa el uno por ciento de sus ingresos operativos. Al 30 de abril del año en curso, el monto de la deuda estatal, contratada con Banco Mercantil del Norte, asciende a 1 mil 876 millones de pesos.
El buen manejo de la deuda, no sólo es atribuible al gobierno estatal, sino también a los municipios. Actualmente, sólo Aguascalientes capital cuenta con un financiamiento externo, el cual no representa ningún riesgo presupuestal para el mismo. Hemos visto cómo en muchas ocasiones gobiernos estatales se ajustan el cinturón sin que los municipales lo hagan; nosotros no somos el caso.
Otra de las grandes fortalezas del estado, la cual causa envidia en la mayoría de las demás entidades federativas, es su sistema de pensiones. En base a estudios actuariales, el sistema es perdurable hasta el año 2117; lo cual otorga una gran certidumbre a toda la fuerza laboral aguascalentense. A pesar de esto, el gobierno debe buscar incentivar los niveles de ahorro familiar, así como ampliar el nivel de contribuciones fondeadas para que de ese modo crezca el nivel de activos en el tiempo.
La inversión extranjera directa ha sido otro de los importantes componentes de la calificación. Según datos de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, en los últimos seis años, la entidad recibió más de 2 mil 500 millones de dólares; lo que lo posiciona como uno de los estados con mayores niveles de captación.
A pesar de los importantes avances en materia económica en el estado, existe mucho camino por recorrer aún. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan todos las Entidades Federativas del país, es su alta dependencia a las participaciones y aportaciones federales. En el caso particular de la tierra de la gente buena, en 2016 los ingresos propios tan solo alcanzaron 7.7% del estimado en la Ley de Ingresos. Esto lo deja muy por debajo del promedio nacional y funge como una fuerte limitante para alcanzar un alza en la calificación actual.
A pesar de que las finanzas públicas del estado se encuentran en niveles óptimos en términos generales, factores externos pueden afectarnos significativamente. Aguascalientes puede ser de los estados más perjudicados ante una negativa renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, esto ya que existe una gran dependencia en el crecimiento económico del estado con el sector automotriz, el cual pudiera tomar otro rumbo ante posibles aranceles en sus exportaciones al vecino del norte.
Esperemos que la actual administración, continúe con el ritmo ascendente y logre mantener las variables económicas que nos permiten alcanzar tasas de crecimiento muy por arriba del promedio nacional.

Fuente: Standard &Poor’s (2017). “State of Aguascalientes ‘mxAA+’ National Scale Ratings Affirmed; Outlook RemainsStable”.
Twitter: @GmrMunoz