Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, el pasado martes se celebró en México, el “Día del Abogado”. Diversas instituciones públicas, educativas y agrupaciones de profesionistas del Derecho organizaron múltiples eventos para conmemorar esta fecha. La Abogacía es una profesión única, que conlleva fuertes convicciones ideológicas y un compromiso irrestricto con la verdad, la ley y la justicia, al menos, así debiera ser en el caso de quienes elegimos esta carrera por vocación y no con la finalidad de lucrar con las situaciones por las que pasan las personas dentro de la convivencia social.

Debido a esta reciente festividad, encuentro propicio el momento para retomar algunas interesantes reflexiones sobre esta actividad humana y que están contenidas en el libro titulado “Cartas a un Estudiante de Derecho”, escrito por el Doctor Miguel Carbonell, quien es investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y autor de diversas obras de literatura jurídica.

En ese tenor, me gustaría compartir con Usted algunas de las más sobresalientes reflexiones hechas por el Doctor Carbonell en este texto. Si Usted es Abogado o estudiante de Derecho, les encontrará una aplicación inmediata, si no es así, le garantizo que muchas de estas recomendaciones son útiles para cualquier profesión, ocupación o actividad:

  1. “El lenguaje jurídico, como corresponde a toda disciplina científica, es muy especializado”.
  2. “Los abogados no solamente suelen ser rebuscados en sus expresiones, sino que además son prolijos. Lo que pueden decir en pocas páginas, a veces lo prolongan hasta construir enormes legajos, llenos de tecnicismos y abstracciones incomprensibles”.
  3. “El derecho en su conjunto, y en buena medida, es un lenguaje por medio del cual las sociedades se dan reglas para asegurar una convivencia civil pacífica y para lograr ciertos fines que entienden que son valiosos, como la justicia, la seguridad jurídica, la libertad, la igualdad, etcétera”.
  4. “Durante décadas, la principal habilidad que debían tener los estudiantes de Derecho para sobresalir en sus estudios fue la memoria”.
  5. “Lo importante no es saberse de memoria el contenido de las normas jurídicas, sino saber cómo encontrarlas cuando uno las necesita”.
  6. “La principal capacidad de un buen abogado es la de saber interpretar las normas jurídicas, y a partir de dicha interpretación, poder construir buenos argumentos”.
  7. “La ética tiene incidencia sobre el Derecho y los futuros abogados deben ser capaces de discernir desde esa perspectiva los problemas éticos que toda decisión normativa conlleva”.
  8. “Quienes cuentan con una buena formación jurídica pueden no únicamente poner esa capacidad al servicio de los clientes que les paguen buenos honorarios, sino también servir a la defensa de intereses colectivos o de grupo para mejorar la calidad de vida dentro de una comunidad”.
  9. “La justicia es el gran valor que anima a las sociedades a dotarse de sistemas jurídicos para resolver de forma pacífica los conflictos”.
  10. “Los abogados, por su formación, están capacitados para tener una amplia (y esperemos, benéfica) incidencia en la construcción de la democracia. Al fin y al cabo, lo que vaya a ser la democracia de cualquier país debe definirse a partir de una serie de reglas del juego que se plasman en normas jurídicas”.
  11. “La mejor defensa que se puede hacer actualmente del sistema democrático tiene que ver con la lucha por una aplicación sin excepciones ni privilegios de la legalidad, entendida en su sentido más amplio”.
  12. “Si de verdad queremos que México cambie algún día, tenemos que apostar muy fuerte a favor de la construcción de un Estado de Derecho, como elemento esencial para la subsistencia y mejoramiento del régimen democrático”.
  13. “Muchas decisiones jurídicas se han ido forjando a lo largo del tiempo, en medio de luchas políticas y sociales que han buscado casi siempre ampliar nuestra concepción de la justicia. El resultado de esos esfuerzos se ha plasmado en normas jurídicas”.
  14. “El éxito en el mundo jurídico requiere de una cultura general muy amplia”.
  15. “Si somos capaces como estudiantes y estudiosos del Derecho, de ver la injusticia, de detectarla a tiempo, y si sabemos construir remedios para prevenirla o para sancionarla, estaremos contribuyendo decisivamente a construir un mundo mejor”.
  16. “Las personas exitosas buscan en su entorno todas las oportunidades que están a su alcance. Y si tales oportunidades no existen, entonces ellos mismos las crean. Las personas que no luchan por sus sueños ya están derrotadas desde el inicio”.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo