El ingreso de las aplicaciones de las empresas trasnacionales es un atentado contra la soberanía nacional porque se están llevando el dinero de este país, denunció Ángel Morales, dirigente Peninsular Taxista; en su visita a la entidad, explicó que están recorriendo todos los estados de la república, tratando de alertar a la ciudadanía del perjuicio que provoca solicitar los servicios de compañías como UBER, Cabify, entre otras.
Sostuvo que estas aplicaciones son ilegales y forman parte de la delincuencia organizada, puesto que viene a sustituir a los taxistas y transportistas que legítimamente han prestado el servicio por tantos años.
“Venimos recorriendo el país para pedirle a la sociedad que entienda, que ayude y que nos fortalezca, sabemos que tenemos que mejorar el servicio, el parque vehicular, la presencia y conducta de los operadores”, manifestó.
Explicó que para que todos estos cambios puedan ser una realidad, es necesaria la participación de la ciudadanía en el rechazo del uso de los servicios ofrecidos por estas empresas y que han tomado popularidad en diferentes estados de la república.
Para poder operar como servicio de transporte público, explicó, se requiere de una concesión, cosa que no poseen los operadores de estas empresas que se manejan a través de aplicaciones en teléfonos celulares.
“Nosotros dejamos de manifiesto en la Secretaria de Gobernación, que para constituir las empresas de transporte, la ley de sociedades mercantiles nos exige la exclusión de extranjeros, entonces si la propia constitución obliga, porque la ley de sociedades mercantiles es emanada de la constitución, porque tanta apertura a las trasnacionales que son dos norteamericanas y otra española”, detalló
Informó que estas empresas se llevan a sus países de origen el 25% de las ganancias que producen los vehículos que prestan el servicio.
Finalmente dijo que los taxistas no están peleados con la tecnología, sin embargo son las tarifas las que evitan que el sector eche mano de ellas.