Lamenta el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Aguascalientes, Miguel Ángel Huízar Botello, que la reactivación de la construcción del Hospital Hidalgo haya quedado en manos de una empresa proveniente de la Ciudad de México y no haya sido asignada a una constructora local, al indicar que las aguascalentenses cuentan con el equipo, la experiencia y el prestigio necesarios para garantizar un trabajo de calidad.
“Nosotros hubiéramos querido que fuera una empresa local, pero, pues, obviamente se le dio a una empresa foránea”; aseguró que en la entidad hay un buen número de constructoras que se dedican a la infraestructura hospitalaria, sin embargo, la obra fue asignada a una que se dedica más a la edificación de centros comerciales.
Señaló que esta situación resta oportunidades laborales a nivel local, por lo que invitó a los empresarios a subcontratar mano de obra aguascalentense; “obviamente el personal obrero tendrá que ser de aquí, los albañiles, los peones y los fontaneros”.
Cabe destacar que la obra del nuevo Hospital Hidalgo, quedó en manos de la constructora Epccor S.A. de C.V., misma que ha sido ligada con la empresa Gutsa Infraestructuras, la cual desde el 2011 fue inhabilitada por incumplimiento de obras y que pertenece a Juan Diego Gutiérrez Cortina, quien estuvo acompañando al mandatario estatal durante el arranque del nuevo Hospital Hidalgo.
Finalmente, consideró como un gran reto para la empresa terminar la construcción en el tiempo asignado para ello; “creo que se tiene muy poco tiempo, eso también hay que mencionarlo, aquí la constructora tendría que demostrar su capacidad de cumplimiento, pues ya que se le confió este tipo de obras, en un tiempo reducido de trabajo”.