La violencia que producen las bandas del crimen organizado, ofrece la oportunidad de aumentar la donación de órganos cadavéricos, consideró Valter Duro García, ponente en el XIX Simposio Internacional de Trasplante de Riñón que se llevó a cabo en la ciudad de Aguascalientes.

El también ex presidente de la Asociación de Trasplantes de Brasil, indicó que en México existe una tasa promedio de 80 fallecidos por millón de habitantes, por muerte cerebral, muchos de ellos vinculados a las actividades de bandas delictivas que mueren por violencia, y ello representa la oportunidad de incrementar significativamente el número de órganos a trasplantar.

Al hacer una similitud entre Brasil y México, el especialista estableció que ambos países tienen condiciones socioeconómicas muy similares y en términos de enfermedades, también guardan parecido, de ahí que actualmente Brasil está cooperando con México en el desarrollo de sistemas para aumentar la donación cadavérica.

En ese sentido, dijo que desafortunadamente, ambos países padecen violencia y que en aquella nación, en un término de 10 años, lograron duplicar la tasa de donaciones de órganos provenientes de personas fallecidas, al pasar de 7 a 17 donantes de este tipo por cada millón de habitantes.

Brasil tiene un promedio de 60 muertes cerebrales por millón. En México la tasa es un poco más elevada, estimada en 80 fallecimientos de este tipo por cada millón de habitantes, y al igual que en Brasil, en nuestro país muchas de esas muertes son provocadas por la violencia del crimen organizado así como por accidentes de tránsito.

En términos de donación de órganos, este tipo de fallecimientos, pueden ser capitalizados para aumentar la cantidad de órganos que pudieran ser aprovechados por personas que están en las listas de espera de donantes, ese es el reto que tiene México, incrementar su tasa de donantes muertos, que actualmente es de las más bajas con 4 por cada millón de habitantes.

Explicó que en países desarrollados, la tasa de donaciones cadavéricas se ubica entre 32 y 35 por cada millón, Estados Unidos está en 25, Europa en 15, Brasil en 14 y la idea es que México incremente significativamente la donación de personas fallecidas en el corto plazo.

¿Qué tiene que hacer México para aumentar la donación cadavérica? El especialista propuso cuatro puntos muy específicos, a manera de estrategia general. El primero de ellos es revisar la legislación que hay en materia de donación, hacer las mejoras necesarias, aunque desde su punto de vista, las leyes en nuestro país permiten un adecuado aprovechamiento de órganos en personas fallecidas.

El segundo aspecto tiene que ver con el financiamiento a programas de donación y trasplantes, ya que se requiere dar soporte a una tarea que debe convertirse ya en toda una especialidad, a efecto de poder incrementar lo antes posible los donantes fallecidos.

El tercer aspecto es el relativo a la organización, y esto involucra directamente a personal médico, de asistencia quirúrgica, los hospitales y sus directivos, autoridades del sector salud, quienes tienen que trabajar desde una perspectiva general y con base a objetivos, para lograr aprovechar al máximo a pacientes que por desgracia han sido diagnosticados con muerte cerebral y sus órganos podrían ser aprovechados.

Y el cuarto aspecto tiene que ver con la educación y la cultura de donación. Aquí, dijo, los medios de comunicación juegan un papel muy importante, ya que se trata de sensibilizar y de lograr que las personas entiendan todo el beneficio que pueden generar con base al aprovechamiento de los órganos que sus pacientes pueden donar una vez que ya no les servirán.

Sólo así será posible que más personas enfermas, que están a la espera de un órgano, puedan recuperar su salud y su calidad de vida con base a la recepción de órganos de personas fallecidas, planteó el especialista.