Mario Armando Valdez Herrera, secretario general de la Sección 1 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), señaló que las agresiones verbales están a la orden del día; lo anterior, al ser cuestionado sobre la situación ocurrida en la Secundaria 8, ubicada en el fraccionamiento Gómez Portugal, donde ayer se suspendieron las clases por las amenazas proferidas por una madre de una alumna, al respecto, sostuvo que se deben tomar acciones y no considerar como un hecho pasajero, pues puede llegar a convertirse en un foco rojo.
Advirtió que el magisterio respaldará a los docentes que son amedrentados por los padres de familia, pues los docentes tienen derecho a trabajar de manera armónica y en un entorno tranquilo, por lo que se deben llevar a cabo acciones para resolver dicha problemática.
Valdez Herrera detalló que el caso particular de la Secundaria 8 está siendo tratado por el área jurídica del SNTE, esto a pesar de ser una situación que le corresponda resolver al sindicato, pues son las autoridades educativas las encargadas de atender las mismas.
Subrayó que no se debe permitir que llegue a los extremos la situación de intimidaciones, porque se pone en riesgo la integridad de los maestros y de los propios niños, por lo cual tendrán que ponerse cartas en este asunto; añadió que se abogará por el regreso del programa Escuela para Padres, para que los tutores tengan una relación más cordial con los maestros, a fin de evitar así situaciones de violencia.
Por último, el secretario general de la Sección 1 del SNTE sostuvo que estos brotes de agresiones al interior de las aulas son un reflejo de la desintegración social y la falta de apoyo a los alumnos en condiciones de marginalidad, los cuales son factores que generan muchas problemáticas.