México se está convirtiendo en uno de los países más peligrosos para practicar el periodismo, lo cual está reduciendo el interés de los estudiantes por formarse en esta área, afirmó la presidenta de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC), Elvira Hernández Carballido, durante su visita a la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Las nuevas circunstancias del mercado, derivadas de la demanda de contenidos en múltiples plataformas y formatos, presentan una mayor carga laboral sin un incremento al salario de periodistas y reporteros, lo que contribuye también a desincentivar el estudio de carreras relacionadas con el periodismo.

La visita de la reconocida académica y periodista fue para asistir a una reunión de trabajo con catedráticos de la UAA, con motivo de los preparativos para el Encuentro Región Centro-Occidente de la AMIC 2016 “Comunicación para la sostenibilidad social”, el cual tendrá como sede a la máxima casa de estudios en el estado.

Indicó que el fenómeno de la violencia hacia comunicadores es motivo ya de estudios por parte de científicos de la comunicación.

Al respecto, la también catedrática de la UAEH y la UNAM mencionó que en la Universidad Nacional, concretamente en el área de especialización en periodismo para la carrera de Ciencias de la Comunicación, está presentando una menor demanda de estudiantes, debido a los escenarios de violencia, y muestra de ello es el libro “Violencia y periodismo regional en México”, de la investigadora Celia del Palacio, de Veracruz, el cual ofrece una radiografía de esta práctica que sorprendió a la capital por los múltiples escenarios coercitivos y adversos en diferentes zonas del país.

Por otra parte, apuntó que actualmente los periodistas y reporteros de medios impresos no sólo deben generar contenidos para el periódico, sino que también para otras plataformas digitales de audio y video, además de medios sociales como Twitter y Facebook, por mencionar algunos ejemplos, lo cual ha representado una mayor carga laboral con la misma paga, por lo cual investigadores de la comunicación están analizando el impacto de estas prácticas emergentes para ofrecer alternativas que mejoren las circunstancias laborales para evitar la reducción de la calidad de los productos noticiosos.

Hernández Carballido señaló que los análisis de contenidos siguen teniendo relevancia en los estudios de comunicación, en especial por la disponibilidad de contenidos gracias a diversas plataformas digitales, por ejemplo: los grandes noticieros de televisión abierta continúan emitiendo representaciones espectaculares, como en los temas de feminicidio, lo que sólo amedrenta a la población y no promueve una transformación social o no impulsa la concientización ante estas problemáticas.

Los programas educativos de periodismo y comunicación deben impulsar a los estudiantes a realizar un periodismo crítico y con ética, sin embargo, también se debe ofrecer un panorama sobre las líneas editoriales, procesos y estructuras de flujos de información bajo contextos particulares, para que de esta manera se formen con las competencias y habilidades más pertinentes.

Informó además sobre el próximo Encuentro Región Centro-Occidente de la AMIC 2016, los días 23 y 24 de junio en la UAA, y destacó que con esta actividad se impulsa el trabajo desarrollado por comunicólogos al interior del país, presentando los temas de discusión más pertinentes y de interés para las distintas regiones, así como abonando a la promoción de quienes hacen ciencia fuera de la Ciudad de México.

Es necesario reconocer el trabajo de investigación que se realiza en las universidades públicas de los diferentes estados, la apertura de programas educativos de comunicación, así como los esfuerzos en cada institución a fin de ofrecer propuestas para la mejora de las prácticas comunicativas en cada zona, como el periodismo o la publicidad, apuntó.