Jorge Ledesma Batres ha hecho del gusto por la patineta una forma de ganarse honradamente la vida; además, en este camino de más de 12 años, ha dado a pequeños de entre 8 y 12 años de edad, una alternativa de enfrentar los problemas, como las adicciones, el bullying y la violencia familiar, a través de este deporte llamado skate.
“Empecé con una tabla de las que venden en los supermercados, primero pensé que era difícil pero me di cuenta que no, que si me esforzaba lo podía hacer, entonces me aferré y aquí estoy; siento mucha adrenalina, es algo que cada quien tienen que hacer para que se dé cuenta de lo que se siente”, detalló.
Narró que si bien aquí en México es difícil sobrevivir del skate, él se ha profesionalizado, motivo que lo ha llevado a recorrer gran parte de la República; además, tiene su negocio de venta de patinetas y otros artículos relacionados con el skate, el cual, en lo general, le ha dado bastantes satisfacciones.
“En mi negocio voy para cinco años, empezó con un proyecto de un patrocinador de León, Guanajuato, que me apoyó en esto. Al principio uno ve el skate como cotorreo, cosas de niños, pero ya cuando te metes más, le vas tomando importancia y es cuando analizas que lo haces por diversión, por disfrutarlo como hobbie, pero también como parte de mi vida, como un trabajo y deporte”, destacó.
Jorge indicó que en este camino ha sufrido múltiples lesiones, una de ellas lo obligó a apoyarse en muletas durante cerca de cuatro meses; lamenta que en este gusto por la patineta nunca ha tenido el apoyo de su padre, quien aunque lo vea lesionado, no le toma importancia.
“Mi mamá sí me apoya, pero es un poco delicado porque tiene cisticercosis y le han hecho diversas operaciones de la cabeza. En este tiempo las lesiones han sido fuertes y a veces difíciles de afrontar porque ya no hay vuelta atrás, una fractura es para siempre; me he torcido varias veces los tobillos, y una vez casi fue fractura, fue de tercer grado, después me quebré la clavícula, los dedos, he tenido golpes en la cabeza, me he pegado con los tubos”, señaló.
Pidió a la sociedad conocer más a fondo lo que implica este deporte, y no catalogar a quienes lo practican de drogadictos o viciosos; recomendó a los niños y adolescentes que inician en este rubro, enfocarse en los beneficios que les otorga, y no seguirlo por moda en la que se involucran muchas cosas que pueden afectar su salud.
“En el ambiente de la no cultura en México nos tachan de drogadictos, viciosos, pero realmente eso es lo de cada persona; por los patinadores que hacen eso, involucran a todos y generalizan cuando no es así; les recomiendo a los jóvenes que no se involucren en las drogas y todo eso porque es algo muy difícil de salir; si les gusta patinar que se entreguen al 100% porque es algo que les puede aportar mucho a su vida”, subrayó.