Los embarazos en adolescentes no sólo truncan los proyectos escolares de las jovencitas, sino también ponen en peligro la vida de la madre y de su bebé.
Se trata de embarazos de alto riesgo y más aquellos que se presentan entre los 14 y 15 años de edad, por las diversas complicaciones que podrían presentarse tales como: preeclampsia, diabetes gestacional, bebés prematuros, peso bajo en el nacimiento e infecciones en vías urinarias.
Mediante el Programa de Planificación Familiar y Anticoncepción y de Salud Reproductiva de las y los Adolescentes, en el ISSEA se atienden más de 16 mil eventos obstétricos al año, el 80% de ellos en el Hospital de la Mujer de los cuales 30% corresponde a jóvenes menores de 19 años.
Es por ello que se realizan acciones encaminadas a la educación sexual y así reducir al máximo posible los embarazos en adolescentes ya que representan un mayor riesgo tanto para la madre como para el hijo.
Actualmente se trabaja con líderes juveniles en las escuelas de todo el estado, los cuales reciben capacitación en torno al tema de prevención y planificación de embarazos e infecciones de transmisión sexual, por parte del personal experto en el tema del ISSEA y tienen el compromiso de acercarse y guiar a sus compañeros, logrando trasmitir la educación sexual a más estudiantes y sus familias.
Entre los 17 módulos de servicio amigable, se encuentran la casa del adolescente y son operados por personas capacitadas en todos los temas de la adolescencia; en estos módulos se brinda orientación, consejería y métodos anticonceptivos de forma gratuita.
Todos los jóvenes deberían acudir a recibir información y educación sexual, de forma que vivan cada etapa de su vida como corresponde y puedan lograr una vida exitosa sin tener que preocuparse por todo aquello que implica un embarazo y la atención de un nuevo ser.
En Aguascalientes se dan aproximadamente 27 mil nacimientos al año, de los cuales uno de cada cuatro pertenece a mujeres adolescentes.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se puede considerar un embarazo en adolescente en edades desde 10 a 19 años.