La única forma de acabar con la corrupción, es que la ciudadanía le pida cuentas a sus gobernantes y que haya una verdadera transparencia, que la gente participe más, que no sólo el gobernador se sienta vigilado, sino también los miembros del Gabinete, porque puede haber funcionarios que se “vayan por la libre”, mencionó Martín Orozco Sandoval.

El candidato a gobernador por el PAN, consideró que ni los proveedores de Gobierno, ni quienes ganan las obras en una licitación, deben caer en el soborno, que no se dejen sorprender “no es una práctica que se dará en el gobierno de martín Orozco; tengo entendido de que ya no se maneja el ‘diezmo’, hay quienes aseguran que les piden el 30%, y eso no se vale”, subrayó.

“La propia autoridad es la primera obligada en respetar la ley, y hay que empezar acabando vicios como la corrupción, que no nos deja avanzar como estado y como país, porque ese síndrome no es privativo de Aguascalientes, pero aquí se va a acabar con transparencia y la denuncia ciudadana”, agregó al referir que la transparencia es el antídoto de la corrupción.

Habló de la importancia de acelerar la conurbación de Aguascalientes, con Jesús María y San Pancho; además de sanear el Río San Pedro, porque se ha convertido en un verdadero foco de infección.

Se pronunció por la unidad de la familia, dijo NO al aborto y SÍ al respeto de la vida desde su concepción, “y sin titubeos, sin darle la vuelta, hay que buscar otras alternativas, sin quitarle la vida a un inocente”; también se pronunció a favor del matrimonio natural.

Lamentó los altos índices de alcoholismo entre los jóvenes, por lo que debería haber más control en el otorgamiento de licencias para este tipo de negocios, y eso está en manos de las propias autoridades municipales, no debe haber exceso de permisos para los antros; ejemplificó la calle Madero, que se remodeló para hacerla una arteria de convivencia familiar, pero ya está llena de antros, como otras arterias, lo cual causa desorden y contribuye a la inseguridad.

Hay que rescatar a los jóvenes de las drogas y el alcohol, pero con acciones efectivas en materia de prevención y rehabilitación; hay que darles oportunidades de trabajo, y sobre todo, de educación, para que se vuelvan emprendedores o consigan buenos empleos; si aquí hay más de 30 universidades, todo los egresados de preparatoria deberían tener un lugar asegurado para seguir estudiando y si se trata de planteles privados, garantizarles una beca, agregó.

Ayer, en el diálogo que sostuvo con miembros del Consejo de Laicos y del Presbiterio, en la sede de la Universidad Pontificia, campus Aguascalientes, en presencia del obispo José María de la Torre, Orozco Sandoval dijo que pretende conformar su gabinete con un 50% de gente de partido y la otra mitad con ciudadanos comunes, pero que reúnan el perfil para el cargo que van a desempeñar.

Y sobre todo fortalecer más el Consejo Ciudadano, para que los servidores públicos se vean vigilados, con la advertencia de que el que incurra en actos de corrupción, será despedido inmediatamente, además de puesto a disposición del MP; pero para ello es fundamental que la ciudadanía denuncie cualquier situación irregular y no se haga cómplice; debe denunciar las “mordidas”, la extorsión, los abusos de autoridad y cualquier obstáculo del que sea víctima para solicitar un servicio”, añadió.

Insistió en la importancia de transparentar el presupuesto, que la gente sepa en qué se gasta hasta el último centavo.

Le apostó a la educación como alternativa de desarrollo, por lo que convocó a los maestros a trabajar con verdadera vocación de servicio.

También habló de la prioridad que significa el medio ambiente, de reforzar la seguridad no sólo en la ciudad capital, sino en todo el estado, de trabajar por la unidad familiar, por la formación en valores.

Finalmente, se manifestó en contra de la legalización de la marihuana, salvo para sugestiones terapéuticas.