Por: Octavio Díaz García de León

“La Fuga de El Chapo”fue la telenovela favorita este verano y ahora resulta que ya hay segunda temporada. Pasamos de la película muda al video con sonido. Recordemos que la primera temporada fue estrenada el día en que el presidente viajaba con numerosa comitiva a París. Cuando despertamos al día siguiente, El Chapo ya no estaba allí.

La telenovela mantuvo en vilo a todos. Pronto salieron los videos mudos a la luz y se pudo observar los privilegios que tenía El Chapo, incluida su televisión. Conocimos las entrañas del más famoso túnel que se haya cavado en los últimos tiempos en este país; la motocicleta que servía para sacar material y condujo a la libertad a El Chapo; las herramientas de trabajo; el hoyo en la regadera; vimos cómo el delincuente desapareció por allí cómo por acto de magia; nos asombramos de la forma como a 500 metros de una instalación militar se pudieron sacar cientos de toneladas de tierra sin que nadie se diera cuenta. Luego vimos desfilar a las más altas autoridades de seguridad del país llegando al extremo de salida del túnel, como si se tratara de una peregrinación a un lugar sagrado y sin importar si alteraban la escena del crimen; vimos cómo a estas personalidades se les mostraba casi con orgullo la obra de ingeniería y cómo parecían admirados del ingenio del prófugo; conocimos con detalle los planos ultra secretos de las instalaciones del penal de máxima seguridad y se nos explicó cómo se habían ido perforando las instalaciones sin que nadie se diera cuenta; hubo algunas lágrimas por parte de las autoridades americanas, que agregaron emoción a la telenovela; nos tuvieron en ascuas esperando la defenestración de algún alto funcionario, quizá la caída de algún secretario; al final cayeron peces menores y después de meses de espera, la caída de más alto rango fue la de Don Monte Alejandro Rubido sin mayor explicación.

Cuando pensamos que no podía agregarse más a la telenovela que no fuera la captura o muerte de El Chapo, surge la segunda temporada de “La Fuga del Chapo”. Ahora, gracias a la difusión de un video con audio, se vuelve a exhibir la notoria incompetencia o complicidad de los vigilantes de El Chapo, quienes no escucharon el tremendo ruido que hacía la perforación del túnel. Se llenó la prensa de especulación acerca de los motivos para la filtración del nuevo video: que si fue para perjudicar al CISEN o a la PGR o a la Policía Federal; que si fue para acabar de inculpar a los custodios del penal y a los agentes del CISEN que están ya presos; que si lo filtró la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional. El video dado a conocer sirvió para inaugurar la segunda temporada de la telenovela.

Más allá del nuevo video, nos enteramos también que El Chapo tuvo numerosos encuentros conyugales con distintas mujeres (incluyendo a una diputada anónima del PAN) y más visitas de abogados que los que podría tener un juzgado; todo ello para el reo más peligroso y en el penal de más alta seguridad de este país. También supimos que los americanos vuelan aviones no tripulados con toda libertad en nuestro territorio para buscar a El Chapo y que éste estuvo dos veces a punto de ser capturado por la Marina pero se les escapó.

Para agregar a la confusión, la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional, que no tenía responsabilidad en estos temas, (http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LSegNac.pdf) citó para que les dieran información sobre la fuga, a los titulares de la Secretaría de Gobernación, de la PGR, de la Comisión Nacional de Seguridad, del CISEN, y al secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad, quienes acudieron puntualmente a la cita. Ahora, uno de los miembros de la Comisión Bicameral acusa al ex titular de la CNS de haberles mentido. Parece ser que a los legisladores no les queda claro que la fuga no es un asunto de seguridad nacional o por lo menos no han dicho por qué tratan estos temas como si lo fueran (http://octaviodiazgl.blogspot.mx/2012/08/que-es-la-seguridad-nacional.html). La confusión no es menor, pues se sigue involucrando en temas de seguridad pública a las instancias de seguridad nacional tales como a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Secretaría de Marina Armada de México y al CISEN quienes actúan en estos asuntos sin tener necesariamente las atribuciones legales.

Las telenovelas entretienen y distraen como es el caso de esta segunda temporada de “La Fuga de El Chapo”. Pero el problema de la inseguridad no se va a resolver con la captura o muerte de El Chapo, como no se ha resuelto con la captura o muerte de otros capos destacados. El público televisivo se podrá entretener con la captura o la fuga del capo en turno, pero sin cambio de estrategia gubernamental que mejore la seguridad pública, la población seguirá sufriendo en carne propia el alto número de homicidios, los secuestros, los robos, las extorsiones, el lavado de dinero, el tráfico de armas y el trasiego y venta de drogas, que afectan cotidianamente a gran parte de la población de nuestro país. Ojalá esta telenovela no distraiga a las autoridades encargadas de la seguridad pública de su tarea primordial: mejorar la seguridad en el país.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/ http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/ Correo: odiazgl@gmail.com