Gregorio Macías Moreno, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, afirmó que con las reformas a la legislación laboral se ha logrado romper con inercias y vicios del pasado, toda vez que, desde su puesta en marcha, las acciones de formalización emprendidas por el Gobierno han logrado detener el avance del empleo informal, reduciendo la tasa en más de tres puntos porcentuales.

Sostuvo que gracias a ello cada vez más personas tienen prestaciones y seguridad social, reciben aguinaldo, vacaciones, reparto de utilidades, derecho a una jubilación y pensión, además de que el tener acceso a un empleo formal incrementa la capacidad de crédito, que es la mejor forma de crecer económicamente cuando tienes una baja inflación.

Gregorio Macías resaltó que en tres años y medio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto se han creado más de 1 millón 960 mil empleos formales, el mayor número para un periodo similar.

Asimismo, enlistó los cuatro objetivos de la reforma laboral: impulsar la productividad para beneficiar a trabajadores y empresas; fomentar trabajo digno y protección a los derechos laborales; promover el acceso al mercado laboral y mejorar la justicia laboral.

Por último, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social reconoció que aún falta por cumplir con esos objetivos, por lo cual el reto sigue siendo combatir la informalidad, aumentar el ingreso precario y su poder adquisitivo, para lo cual cada vez que se crea un empleo formal se asesta un golpe a los empleos precarios.