Durante las últimas cuatro décadas, la democracia mexicana se ha consolidado en nuestros ordenamientos legales. Todo comenzó con un conjunto de cambios iniciales que partieron de un otorgamiento de garantías, para permitir la inclusión tanto de nuevos partidos como de grupos políticos en la contienda electoral y en la toma de decisiones en el Poder Legislativo (reformas de 1977 y 1986-1987); reforzados por una transformación estructural de nuestro régimen institucional que incrementó la confianza y transparencia en los procesos de elección (reformas de 1990; 1993-1994 y 1996); para finalmente incluir una serie de modificaciones que fortalecieron los derechos políticos de grupos específicos y la participación ciudadana en general (reformas de 2005; 2007 y 2008).

La última reforma constitucional en materia política-electoral, que entró en vigor hace unos pocos años (Febrero de 2014), representa el eslabón más reciente de esta serie de transformaciones históricas que han llevado a México a un escenario de democratización, en donde existen reglas de competencia política claras, instituciones electorales con un alto grado de confiabilidad y eficiencia, así como mecanismos de democracia directa para la participación ciudadana.

La trascendente consolidación de los cambios logrados en dicha reforma fue resultado de diversos factores; sin embargo, resulta importante destacar la Reelección consecutiva de legisladores, misma en la cual los diputados federales podrán reelegirse hasta por tres periodos más, para sumar 12 años en ejercicio del encargo, y los senadores hasta por un periodo adicional, también para sumar 12 años de servicio. Por otra parte, y resultando como aspecto más trascendente para el presente texto, se estableció la facultad de los Congresos en las Entidades Federativas para regular la reelección de sus legisladores locales. Siendo así que con la reforma político electoral se previó de igual manera la reelección consecutiva en los ayuntamientos, incluyendo síndicos y regidores (hasta por un solo periodo, en los casos en que el presidente municipal dure 3 años en su cargo).

Dentro de nuestra Constitución Política de Aguascalientes, se armonizaron las disposiciones y se prevé la reelección para diputados bajo el artículo 18 que estipula lo siguiente: “Los diputados podrán ser electos hasta por dos periodos consecutivos. La postulación sólo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que los hubieren postulado, salvo que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato. Las suplencias de diputados se regirán por lo establecido en la ley de la materia”.

La posible reelección en teoría abonará a consolidar la democracia, es por ello que en lo personal me considero un gran ferviente del sistema parlamentario norteamericano, que ha logrado con ella consolidar verdaderos profesionales en el ámbito legislativo y producto de ello es que senadores y congresistas han continuado por muchos años en su encargo gracias a su cercanía, entrega y trabajo. Ergo, considero que la reelección dará la oportunidad de analizar a todos aquellos legisladores y funcionarios que desempeñan a cabalidad su función y creará de esta manera una relación más directa entre los representantes y los electores, fortaleciendo la profesionalización de los servidores públicos y legisladores que requieren nuestro país y nuestro Aguascalientes.

El Artículo 105 fracción II de nuestra Carta Magna, establece que las leyes electorales de índole federal y las locales, deberán promulgarse y publicarse por lo menos noventa días antes de que inicie el proceso electoral en que vayan a aplicarse, y durante el mismo no podrá́ haber modificaciones legales fundamentales. En este caso, el proceso electoral del año 2018 en el que se renovará nuestro Congreso del Estado y podrá aplicar por primera vez la reelección para nuestros actuales legisladores, comenzará en septiembre de este 2017 y el plazo al que se refiere el presente artículo fenece al terminar el próximo mes de mayo. Mencionado lo anterior, resultará interesante ver cómo la actual Legislatura deberá establecer prontamente reglas claras que eviten controversias jurisdiccionales en donde los perjudicados sean los ciudadanos.

La separación del cargo es uno de los temas más controversiales, ya que hay quienes sostienen que el legislador en funciones debe permanecer en el cargo hasta en tanto no inicie el periodo de campañas o precampañas internas, cuestión que debe ser analizada a profundidad, ya que considero se pudiera vulnerar la equidad en el proceso electoral que la ley le exige inclusive a ciertos servidores públicos para separarse del cargo por lo menos 90 días antes de la elección en aras de registrarse como candidatos; otro de los temas relacionados con la reelección y para el cual ya existe iniciativa presentada, es la acotación para que aplique sólo bajo el mismo principio por el que fueron electos (representación proporcional o mayoría relativa). Finalmente y con la finalidad de obtener una legislación electoral integral, otro de los temas importantes a tratar para la elección de años posteriores (2019), será definitivamente el contemplar la posibilidad de que las candidaturas independientes tengan acceso a la presentación de listas para obtener regidurías por el principio de representación proporcional.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr