La producción lechera podría correr la misma suerte que vivió la uva años atrás, ante la falta de apoyos para los ganaderos, que hoy tiene en peligro la operación de establos medianos, alertó el presidente del Comité Sistema Producto Bovino Leche, Gerardo González Enríquez.

Expuso que en la actualidad los establos de 400 ó 500 vacas comienzan a quedar en quiebra, cuando antes sólo se presentaban casos de mini establos, por el bajo precio de compra y la falta de apoyo de las autoridades.

Señaló que la adversidad que enfrentan los lecheros es una amenaza real de su desaparición, lo que pone en riesgo la estabilidad de miles de familias, al advertir que el cierre de establos ha significado la pérdida de casi 9 mil empleos en la época reciente.

Advirtió que Aguascalientes ha descendido de manera paulatina en el nivel de producción de leche entre los estados de todo el País, por lo que no sería descabellado que ante la falta de apoyo, esta actividad significativa para la producción primaria del estado quede anulada.

“Esta actividad es un multiplicador de empleos, hay sobreoferta de empleo, porque cierra un establo, y la gente sale corriendo a otros establos para buscar empleo con los que aún subsisten”.

Rechazó que haya una recuperación tras el cierre de pequeños y medianos establos, ya que en el primero de los casos todas esas vacas terminan en el rastro, mientras que en el caso de los segundos, más del 50% del ganado también se sacrifica.

“Vamos a seguir descendiendo si no hay apoyos, al paso que vamos, seguramente desapareceremos; si seguimos es porque la gente es muy tenaz, hay mucha eficiencia y se tiene avance en la implementación de la tecnología”.