RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Acabamos de vivir una semana plena, políticamente hablando. Desde el lunes se inició la efervescencia cuando el alcalde Martín del Campo, en conferencia de prensa dio a conocer su decisión de no contender por la candidatura al gobierno del estado. Su decisión fue sorpresiva, pues sin duda Martín del Campo era una de las cartas fuertes del panismo local debido a su alta preferencia en las encuestas. Un gran porcentaje de ciudadanos manifestaban su aceptación a la candidatura; esto debido al buen trabajo que ha venido haciendo al frente de la comuna. Sin embargo en un acto de disciplina partidista, y sobre todo de lealtad institucional, Martín del Campo accedió a bajarse de la pretensión personal para apoyar a quién hace tres años lo apoyó a él para acceder a la presidencia municipal. Toño Martín del Campo declinó aún y a sabiendas de que estaba en su punto su imagen ante la ciudadanía. Pero optó por darle tiempo al tiempo y esperar a la próxima. Por su parte Martín Orozco Sandoval supo manejar las piezas del ajedrez político a nivel nacional, y obtuvo la bendición de quienes deciden estas cosas a nivel cupular para obtener, por segunda vez en su vida, la nominación al gobierno aguascalentense. Hoy Martín Orozco aprovechará la experiencia vivida hace seis años y deberá corregir errores y afinar acciones en lo que será su campaña electoral. Martín ya sabe quiénes son los oportunistas que se le van a acercar para tratar de asegurar chamba durante seis años, amigos por conveniencia que luego de la derrota en el 2010 se alejaron en busca de amigos más poderosos e influyentes. Hoy, en cosa de días, volverán a tratar de vender sus artilugios. Sólo que Orozco Sandoval deberá sopesar a los que en verdad han estado en las buenas y en las malas, en las duras y en las maduras. No dejándose llevar por el canto de las sirenas, de las voces que todo lo alaban. Hoy Orozco deberá rodearse de quienes le hablan derecho y le señalan los errores, si es que quiere que la historia no se vuelva a repetir.

Para Martín Orozco las cosas pintaban muy bien cuando se manejó la posibilidad de que como mancuerna, o sea como candidato a la alcaldía de Aguascalientes, fuera José Ángel González, más conocido como “Paquín”. Hombre maduro con una mentalidad abierta, ganadora. Que habla claro y de frente. Que no se amedrenta ante las adversidades que la vida a veces le pone a quienes luchan por un mejor estatus colectivo. Tuve la oportunidad de coincidir con él, el mes pasado, en un festejo navideño en casa de un amigo común, Felipe González, y tuvimos una plática muy interesante. Ahí vi un Paquín ilusionado con alcanzar la nominación a la alcaldía, pero no aferrado a lograrla al precio que fuera. Él sabía que se le podía cruzar en el camino lo que ahora pelean con tanta garra las mujeres, la famosa equidad de género, que increíblemente se otorga, en algunos partidos como el PAN, aun y a costa del riesgo de perder la elección, y en el caso de Aguascalientes eso es muy peligroso para cualquier partido debido a que el porcentaje de electores es altísimo en la capital del estado. Quien gana en el municipio de la capital tiene ganada la gubernatura. Por ello la importancia de quien es el candidato a la alcaldía.

Hoy en Acción Nacional hay una gran agitación entre las mujeres que sienten que merecen la candidatura. Algunas sin medir los verdaderos alcances que, electoralmente, tienen. Una cosa es querer y otra poder ganar la elección. Desde luego que algunas se atienen a que contenderán teniendo el cobijo de la popularidad de Martín Orozco, lo que resultará un lastre para el candidato, en lugar de un apoyo extra que otorgue mayor porcentaje en la votación. Aunque ayer a quien de plano le dijeron que se bajara de la contienda fue a la diputada Martha Márquez. Le pidieron que siguiera en su labor legislativa. Por lo que quedan en la contienda Alma Hilda Medina, Silvia Garfias y Teresa Jiménez. Una de ellas será la ungida con la candidatura a la presidencia municipal de Aguascalientes.

Sin duda que la decisión de la candidatura a una mujer en Acción Nacional es un hándicap para la causa priísta, pues en el PRI no se andan por las ramas y escogerán a su pre candidato, que al final de cuentas es quien será el candidato, de una larga lista de aspirantes. Unos, militantes priístas de toda la vida, y otros, solo simpatizantes del tricolor, sin arraigo ni trabajo en el partido.

En el PRI hay aspirantes de peso completo, con un tremendo currículum partidista, y lo que es más interesante: todos los grupos políticos tiene su carta echada: del grupo político de Otto Granados está su sobrino Gustavo Granados Corzo y Fernando Palomino Topete, que renunció el jueves pasado a la delegación del ISSSTE en Aguascalientes; del grupo de Carlos Lozano está Kike Maracas y el Dr. Ríos Alba. Del Grupo Olivarista el ex alcalde Adrián Ventura Dávila. Y Alberto Viveros, sin militancia en el PRI, pero que según él mismo lo declaró, se inscribió como pre candidato a invitación de Lorena Martínez, lo cual es muy indicativo, pues se supone que es el deseo de la próxima candidata de llevarlo como mancuerna en esta elección.

Adrián Ventura ya probó las mieles de la alcaldía y su paso por ese cargo fue satisfactorio. Dejó una grata impresión en el lapso que le tocó orquestar los trabajos municipales y por ello no es difícil que pudiera obtener la nominación en base a las encuestas que lo ubican por encima de los otros contendientes. Alberto Viveros desarrolló en los últimos meses una labor social extenuante en todo el municipio. Ofreció apoyos de todo tipo principalmente a las clases más desprotegidas. Eso y su trabajo frente al micrófono lo comenzó a catapultar, para ubicarse en el ánimo de la población. Su imagen es la más conocida actualmente, gracias a su trabajo en los medios de comunicación, el cual, indudablemente, es reconocido por su veracidad. No exagerado ni hablantín. No vendedor de todo tipo de mercancías ni promotor de bares o merenderos, no, solo comunicador y comentarista editorial de la noticia. Eso, le acarreó simpatías entre el posible electorado.

La lista que sí es muy extensa es la de los aspirantes tricolores a las candidaturas a las diputaciones de los diferentes distritos. Por ejemplo en el Distrito 1 están apuntados Gustavo Padilla Adame, Iris Cardona Reyes y Nidia Acosta Lozano. En el segundo distrito David Nájera. Para el Tercer distrito Martín Barberena Cruz y Raúl Ruiz Dondiego. En el distrito 4 la actual alcaldesa de San Pancho, Margarita Gallegos Soto y Francisco Guel. En el distrito 5 José Robles Gutiérrez. Para el distrito 6: Emma Reynoso Rivera Rio y José Luis Proa de Anda. En el distrito 7 se apuntan Gerardo Gutiérrez Rosa Arias Villegas. Al distrito 8 Carlos Luévano, María Isabel Durán y José Alonso Escobar. Para el distrito 9: Luis Gonzalo Esparza Llamas y Citlali Rodríguez González. En el distrito 10 se apunta Pilar Hernández Lozano. En el distrito 11: Roberto Tavarez Medina e Isabel Tagosam Salazar. Para el distrito 12 va una muchacha de excelente formación política, Elsa Amabel Landín Olivares. En el distrito 13 está apuntándose Gabriel Esquivel Veloz. Al distrito 14 Karina Barba. Para el distrito 15, Pedro Delgado Carrillo y Juan Carlos Martínez Moreno. En el distrito 16 a una mujer con un extenso currículum político partidista y gente cercana a Lorena Martínez, Lucía Armendáriz Silva. En el distrito 17 se menciona a la ex delegada de la PROFECO en Aguascalientes, Patricia Valadez Bustamante. Y también lo está buscando un priísta de abolengo, con un trabajo de muchos años en ese distrito, profesionista muy reconocido: Gilberto Alanís de León. Por último en el distrito 18 el hijo de un político reconocido, Augusto Gómez, Juan Manuel Gómez Morales. De entre estos nombres saldrán varios de los candidatos a diputados, aunque hay que recordar que con motivo de las alianzas con otros partidos esto variará. Pronto se sabrán los nombres de los ganadores a las candidaturas.