RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Esta semana que inicia es la última del año. Se va el 2015 y con él se va a terminar la incertidumbre para unos y se incrementará para otros. Desde luego que hablo de quienes están en la pelea por las candidaturas a los puestos de elección popular que estarán en juego en julio de 2016. Siendo la joya más preciada la gubernatura del estado y de ahí en adelante las alcaldías, regidurías y diputaciones. Todo un abanico de posiciones políticas, a cual más de apetitosas. Por ello el brincoteo de posiciones de varios de los que actualmente ya gozan de las delicias del poder. Los regidores quieren ser diputados, los diputados alcaldes, los alcaldes gobernador y así va la escalerita. Aquí lo interesante es observar quienes en verdad tienen altas posibilidades primero de alcanzar las candidaturas y posteriormente el triunfo en las urnas. Muchos hay que han nadado de a muertito, sin hacer olas y ya conocen lo que es el brincarse de un cargo a otro, pasando sin pena ni gloria por los encargos obtenidos. Desde luego que hay otros que se han aplicado y con ello han obtenido la simpatía de la ciudadanía. En facebook hay un meme que invita a los actuales representantes populares a regresar de nueva cuenta a los hogares a los cuales, en su momento, cuando candidatos, fueron a solicitar el voto, pero ahora se les invita a que regresen a preguntar a quienes votaron por ellos, si consideran que han cumplido con lo prometido. Y esto sería para los representantes populares de todos los partidos. El meme reza así: “Te reto diputado a que vayas de casa en casa, como lo hiciste en campaña y le preguntes a la gente si se siente satisfecha con tu trabajo”. Sería buenísimo que se realizara este ejercicio, aunque desde ahora le puedo decir cuál sería el resultado.

La semana pasada comenté sobre la situación en el partido que por muchos años fue el hegemónico, no solo en Aguascalientes, sino en todo el país: el PRI. Hoy comentaremos sobre el partido blanquiazul, el PAN. El Partido más antiguo del país. En Aguascalientes las viejas generaciones recuerdan con simpatía, a los primeros ciudadanos que militaron en el Partido Acción Nacional. Gente que a pesar de que el PRI era una aplanadora, una maquina de ganar elecciones, con toda la fuerza que le daba ser el partido en el poder, no se amedrentaba y con dignidad salían a dar la cara del partido que fundaran Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Aquiles Elourduy, entre otros. En Aguascalientes recordamos a Enrique Franco, Gastón Guzmán, Gerardo Raygoza, etc., como los iniciadores de una lucha electoral desigual, pero con dignidad, la cual vieron coronada hasta el año 1996 cuando Alfredo Reyes ganó la elección a presidente municipal de Aguascalientes. En esa elección la ciudadanía le dio la espalda de manera fehaciente al partido que siempre lo había gobernado. Era el inicio de lo que posteriormente sería la alternancia en el gobierno del estado, pues dos años después Felipe González González arribo al poder del estado ganando de calle al candidato tricolor, llevando con él, en la fórmula para la alcaldía a un joven profesionista que poseía mucho carisma: Luis Armando Reynoso, quien seis años después sería el candidato triunfador por la gubernatura estatal.

Hoy el panismo en Aguascalientes ha crecido enormidades. La membresía es alta en un partido en donde sus militantes, a diferencia de otros, tienen un peso específico en las decisiones importantes. La disciplina partidista es diferente a la del PRI, pues los grupos políticos no fácilmente se doblegan y prueba de ello es que hasta el día de hoy hay una incertidumbre total sobre quienes pueden ser sus candidatos, tanto al gobierno del estado como a la presidencia municipal del municipio de la capital, que son las más disputadas. El abanico de cuadros políticos con posibilidades no se limita a uno o dos sino que abarca a otro par más, sin embargo entre ellos saben que para asegurar el triunfo solo hay dos aspirantes fuertes: Martín Orozco y Juan Antonio Martín del Campo. Curiosamente los aspirantes más fuertes al gobierno del estado no son nacidos en la entidad: Los del PAN son originarios de Jalisco. Y Lorena Martínez de Zacatecas. Solo Miguel Romo Medina, del PRI, es nacido en la entidad.

Hasta hace unos meses en el PAN sólo había un prospecto con toda la fuerza para alcanzar la candidatura: Martín Orozco Sandoval. Su labor política había ido generándole simpatías entre la población. Sumado a ello su grupo político se fortalecía cada día. Incluso había sido el artífice para la llegada a la alcaldía de Toño Martín del Campo, a quien decidió apoyar con todo, interponiéndose a los deseos del ex gobernador Felipe González que aspiraba a ser el candidato panista por ese cargo. Todo iba bien para Orozco Sandoval hasta hace unos meses, cuando comenzó a crecer de manera vertiginosa la figura de Toño Martín del Campo, convirtiéndolo en un aspirante natural a la candidatura al gobierno estatal. Y ahí comenzó el estira y afloja de los dos aspirantes con mayor capital político actualmente, tanto al interior del panismo local como al exterior, con la ciudadanía, que al final de cuentas es la que dirá sí o no al momento de sufragar. La decisión sobre quién será el candidato del PAN, se ha dicho, será en base a una encuesta ciudadana, en donde se reflejen las preferencias electorales. Pero los mandones en el comité nacional panista no siempre respetan los acuerdos. De un momento a otro puede haber un golpe de timón y decidirse que el candidato sea por designación, por lo que el que pierda no tendrá ni para donde hacerse. Y fíjese usted que los dos aspirantes podrían ser muy buenos jugadores de póker, pues su rostro no da muestras de angustia ni de triunfo. Tranquilos. Como que cada uno está seguro del juego que trae.

Por lo que respecta a la alcaldía de la capital, Paquín González ha manifestado abiertamente su deseo de ser el abanderado. Y la verdad es que este panista ha mostrado una buena calidad moral tanto en su vida privada como en su vida pública. Es un hombre que habla de frente y claro. Así mismo sabe sus alcances y sus límites. Y entiende perfectamente que la política es así, de tiempos y de disciplina, cuando las cosas no son favorables. Su contrincante más fuerte es sin duda Silvia Garfias. Gente que se inicia en los medios de comunicación y que por azares del destino le llega la oportunidad de pertenecer a uno de los grupos panistas más consolidados, el de Fernando Herrera, político que inició desde abajo, primero como regidor y luego como diputado local, venciendo al Dr. Ismael Landín Miranda, en una contienda muy pareja, pues Landín es uno de los médicos de niños con mayor arraigo en la entidad y miembro de la familia más importante en la política local. Fernando Herrera Ávila pian pianito ha ido escalando posiciones hasta llegar a ser coordinador de los senadores panistas en el senado de la república, pero que antes de gozar de las mieles del actual liderazgo, probó las hieles de la derrota precisamente a manos de Lorena Martínez, cuando compitió por la alcaldía de Aguascalientes. Lorena obtuvo un triunfo contundente, aplastante. Pero la vida da revanchas y ahora Fernando Herrera está en la cúspide de una carrera política que puede ir a más si las cosas se dan como las pintan y Ricardo Anaya pelea por la grande dentro de dos años. Silvia Garfias, decíamos, se incorpora al grupo de Herrera en labores de comunicación, pero poco a poco fue adentrándose en el mundo de la política, y ahí le empezó a agarrar gusto a esa labor. Su actitud ante la vida le ha ido abriendo espacios y hoy es quien le pelea a Paquín la candidatura de una manera muy fuerte, en donde la balanza se puede inclinar hacia ella por aquello de la equidad de género. Mario Álvarez Michaus es otro cuadro panista que no va a la zaga de la contienda. Actualmente diputado local que acaba de poner en marcha una encuesta en facebook que dice así: “¿Que opinan respecto a que nuestros padres al momento de registrarnos (en el Registro Civil) puedan ellos elegir el orden de nuestros apellidos?”. O sea, que no necesariamente sea primero el apellido paterno. Creo que él lo hace porque normalmente utiliza el segundo apellido, con ese es más conocido. En fin. Mario es muy joven aún y si no es en esta tendrá posibilidades, si refina su trabajo político en cosas verdaderamente importantes y de beneficio colectivo, de llegar a puestos de importancia.

A unos días de que se den a conocer los nombres de los candidatos la población está muy dividida en lo que respecta a sus preferencias electorales. La marca, o sea el partido, cuenta mucho. El prestigio o desprestigio es básico para la toma de decisiones del sufragio.

Los nombres pues serán importantes para que las simpatías se muestren en la boleta electoral.

La política sin duda es una actividad inquietante, pero es necesario entenderla en calidad de función de servicio y hacer de ella un elemento al servicio de los más altos valores. En política una cosa es la habilidad y otra muy distinta la falta de delicadeza y la ausencia de principios morales. Los intereses creados han establecido una filosofía política, que siendo vieja sigue siendo absurda, y eso debe de cambiar. Ojalá y los próximos candidatos tengan altura de miras para modificar esta actitud. Ya no más de lo mismo. Por lo pronto permítame desearle un feliz año 2016.