RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

El día de ayer iniciaron las campañas para gobernador y alcaldes en Aguascalientes, las cuales terminarán el 1° de junio. Las campañas para alcalde que iniciaron ayer son sólo para los municipios que tienen más de 40 mil habitantes. Los que tienen menos habitantes iniciarán unas semanas después. La elección será el domingo 5 de junio. Con esto los diferentes candidatos tendrán casi dos meses para convencer al electorado. Hoy, como nunca antes, hay de donde escoger candidatos. Para el gobierno de Aguascalientes son seis los aspirantes, 2 mujeres y 4 hombres. Esto nos indica que el voto quedará, en mayor o menor grado, fragmentado. Anteriormente sólo dos o tres partidos se disputaban la gubernatura, aunque eso de disputaban es un decir, pues el partido hegemónico era el PRI. No perdía ni una elección. Esto cambió en el año de 1998, cuando Felipe González de manera inesperada, pues ni su familia pensaba seriamente en el triunfo, ganó la elección con un amplio margen de votos, dándole al PAN su primera gubernatura. En el 2004 de nueva cuenta los albiazules triunfaron en la persona de Luis Armando Reynoso, quién arrasó en las urnas. Ya en el 2010 el PRI, con Carlos Lozano como su candidato, retomó el control del estado. Hoy, como lo menciono líneas arriba, hay 6 candidatos: Lorena Martínez, que va “cobijada” por el PRI, PVEM, PT y Nueva Alianza. Toda una gran alianza en lo que se refiere a partidos políticos pero en la producción de votos, no tanto. El PVEM y el PT en las últimas elecciones no han logrado porcentajes interesantes que den triunfos. Nueva Alianza es otro cantar, pues es un partido que si se une al interior, le daría a la candidata la diferencia que marcaría el triunfo. Esta mega alianza, que en el papel pudiera parecer una aplanadora electoral, tiene sus puntos flacos, y el principal es el que para cumplir con los compromisos políticos se tuvieron que ceder espacios importantes en lo referente a candidaturas en algunos municipios, tanto en lo referente a alcaldes, como regidurías. Lo mismo sucedió en las diputaciones, se otorgaron candidaturas en varios distritos, dejando en todas estas negociaciones a varios priístas sin la oportunidad de contender y por ende se generaron fracturas que ahora se ven pequeñas, pero que tenderán a agrandarse, salvo una cirugía especializada, de tercer nivel. Obviamente que los principales ganones de esta alianza son los partidos llamados morralla, que sin esta alianza a poco pudieran aspirar en todo este proceso electoral. La guillotina que pende sobre el PT está todavía afilada y pudiera haber sorpresas, por eso la pregunta de ¿qué le puede aportar al PRI y a su candidata? Desde luego que habrá militantes que ahora estén pensando militar en partidos de los llamados chicos, pues a la hora de elecciones como ésta, tendrán más oportunidad de ir de candidatos cuando sus partidos realicen alianzas y en ello vayan las negociaciones de las candidaturas a otorgar por su apoyo.

En el PAN no se la complicaron. Dijeron más vale solos que mal acompañados, y se lanzaron a la lucha electoral solos. Esto les permite otorgar todas las candidaturas única y exclusivamente a sus militantes. El candidato natural era Martín Orozco, pero que en un momento dado sintió como creció, políticamente, Antonio Martín del Campo, quien en un acto de lealtad y congruencia optó por no competirle a Martín la candidatura. Hasta el día de hoy no se perciben fracturas entre los grupos de ambos, sobre todo porque quien es candidata a la alcaldía pertenece al grupo del alcalde. Los panistas a tiros y tirones lograron sacar las diferentes candidaturas –a diputados, alcaldes, síndicos y regidores, de todos los distritos y municipios- pero todo quedó en casa, no hubo candidaturas a gente extraña a su filiación política. La nota importante la dio Felipe González, quien a lo largo de varios años había venido encabezando un grupo político al interior del PAN llamado “Espartanos”, el cual había ido tomando relevancia, al grado de que distintos candidatos a ocupar el liderazgo nacional panista, como Gustavo Madero y Ernesto Cordero, acudieron a solicitarles su apoyo. O Josefina Vázquez Mota, ex candidata a la presidencia de la república, con quien tuvieron un desayuno. A nivel local su participación empezaba a ser importante. Pero ahora, con la decisión de Felipe González Ramírez, de competir por la alcaldía de Aguascalientes con el Partido Movimiento Ciudadano, la militancia de Felipe González González en el PAN se ve un tanto restringida, pues humanamente no podrá desligarse del apoyo que como padre dará a su hijo en esta odisea que iniciará en unos días de manera formal. Felipe González goza de sus derechos partidistas e incluso es miembro del consejo político, habrá que ver como maneja esta disyuntiva que la vida le presenta.

La elección de este año será histórica, pues será la primera vez que un político se quitó las ataduras partidistas al no lograr que se tomaran en cuenta ni su militancia ni sus logros políticos para obtener la candidatura al gobierno. Gabriel Arellano Espinosa, hoy candidato independiente al gobierno aguascalentense, trabajó de manera incansable para obtener la candidatura tricolor. Ganó con amplio porcentaje la alcaldía de Aguascalientes en el año 2008, devolviéndole la confianza a la militancia tricolor, que veía muy lejano el regresar al poder en la entidad y en el municipio principal. Arellano Espinosa cumplió con la encomienda como delegado del CEN del PRI en el municipio de Jala, Nayarit, sacando avante al candidato al obtener el triunfo electoral. Hoy Gabriel va como candidato independiente, y ya salvó el primer escollo, al obtener las firmas requeridas por la autoridad electoral para registrarse. Y empezó bien, pues superó por mucho el número de firmas requerido. Gabriel inicia la contienda en desventaja, en comparación con el PRI y el PAN, pues la suma de dinero que le darán el IEE es ínfima comparada a la de esos partidos. Y ya se sabe que las campañas se ganan con dinero. Interesante será observar el accionar de Gabriel, políticamente hablando, en esta campaña. Muchos lo quieren ver emulando al “Bronco”, muy echado para adelante. Habrá que ver su estrategia, para lo cual echará mano de su experiencia tanto en la campaña pasada como en su trabajo en Nayarit. Asimismo habrá que constatar si muchos de los votos que obtenga son de sus ex correligionarios, lo cual haría mella en la votación de la candidata de “Aguascalientes grande y para todos”.

Nora Ruvalcaba Gámez es la candidata del partido de López Obrador, MORENA. Ya ha sido candidata a gobernadora, presidenta municipal, diputada federal, senadora y diputada local. Militó anteriormente en el PRD, siendo uno de los cuadros importantes de ese partido. Ha sido diputada local y regidora en el municipio de la capital. Hoy milita en MORENA debido a su amistad con Andrés Manuel López Obrador, y por lo tanto es la fundadora de dicho partido en la entidad, con todas las vicisitudes que eso conlleva, sobre todo cuando no hay el recurso económico suficiente para sacar adelante un proyecto de esta envergadura. Nora Ruvalcaba es una mujer sumamente preparada, académicamente hablando. Profesora en Educación Primaria, con dos licenciaturas: en Derecho y en Ciencias Sociales. Y es de esas mujeres que luchan con denuedo por sus ideales. Es producto del esfuerzo cotidiano, que ha sabido ser madre, profesora, política y servidora pública, sin fallarle a ninguna de sus responsabilidades. Siempre cercana al pueblo. Hoy inicia una nueva lucha, nada fácil, ella lo sabe, pero que realizará con decoro.

Por el PRD va Iván Alejandro Sánchez, que solicitó licencia a su cargo de regidor para contender  por la gubernatura. Joven político que se lanza a esta competencia al no darse la alianza con el PAN. Y por el Partido Encuentro Social va Daniel Edgardo Cruz.

Habrá que ver la estrategia electoral de los candidatos y sus equipos de campaña. Deberán dejar en claro si su actuar en la política es producto de la reflexión, de la decisión y de la resolución o, por el contrario, es resultante de la casualidad, de la suerte o de la magia.