El amanecer fresco y limpio de Villa Juárez recargó las energías de Lorena Martínez, quien continuó su camino por el municipio de Asientos tras haber dormido en casa de la familia Marín, a la que agradeció su solidaridad con las personas de su comunidad e interés por mejorar las oportunidades para todas y todos los aguascalentenses.

Botas negras, camisa remangada y delantal blanco; así vestía Lorena en la comunidad de El Polvo, donde la militancia priista la recibió para celebrar el Día de la Familia con un desayuno típico: carne con chile y nopales, frijoles de la olla y las tradicionales tortillas hechas a mano.

La casa de la familia Ponce fue la encargada de recibir a los líderes seccionales para dialogar las estrategias partidistas, pero también para convivir con quien se le considera una gran representante y amiga, que durante 30 años ha colaborado con su ejercicio partidista y han forjado una relación amistosa por su vocación de servir a los demás.

Siendo una comunidad de productores agrícolas demandaron mejores oportunidades para el campo pues no existe otra actividad en la que se desarrollen, “esto es lo que somos, nuestras familias por tradición son de campo, no nos quejamos sino que queremos mejorar nuestros productos”. Al ser una mujer convencida de que todas las actividades económicas del estado pueden desarrollarse equilibradamente si se tiene una buena planeación, Lorena les platicó la importancia de regular el calendario de producción para evitar los picos de precios altos a causa de la falta de ciertos productos.

“En México con tan solo bajar el precio del pico de gallo (jitomate, cebolla y chile) podríamos bajar el costo de la canasta básica y lograríamos que 50 mil personas salieran de la pobreza extrema; porque el principal problema que se tiene es la falta de planeación”, los productores reconocieron que hay temporadas en las que hay mucho mientras que en otras escasean por no haber previsto los efectos del clima de esa temporada en específico.

Mientras la charla concluía, el grupo de mujeres encargadas de los alimentos invitaron a Lorena a “tortear” para tener un desayuno con tortillas recién hechas; aunque es mujer de campo por su historia familiar, reconoció entre risas que el tema de las tortillas nunca ha sido su fuerte, sin embargo le interesa aprender para cuando le toque hacer una comida en casa. Paso a paso doña Cuca y sus compañeras le explicaron cómo debía amasar y tortear hasta soltar la tortilla en el comal de leña, después de tres intentos Lorena logró hacer una tortilla redonda y delgada, “felicidades a ustedes mis señoras por sus benditas manos que nos dieron de comer”.

Al dialogar con este grupo de líderes, se percató de lo importante que es la mujer en esta comunidad pues el arraigo familiar depende mucho de lo que la mujer muestre, tanto en casa como con sus vecinos, porque mientras el hombre sale al campo a trabajar la mujer lo hace de una forma distinta, en casa y en su comunidad administrando las actividades comunitarias y familiares.

Entre abrazos y risas, un grupo de jóvenes amantes del deporte, manifestaron su deseo de crecer como equipo femenil de basquetbol, para ello se necesita de un gran esfuerzo con instituciones públicas y privadas, ya que por la lejanía con la zona urbana se les ha dificultado participar en torneos importantes. Doña Cuca, una de las líderes más representativas de la comunidad, destacó que el deporte les ha servido como una herramienta de formación para los niños y jóvenes, que por falta de espacios no tienen la oportunidad de estudiar y trabajar, “viera cómo son buenos nuestros muchachitos en el fut y en el basquet, todo eso evita que anden de ociosos y traviesos”.

Lorena siendo una amante del deporte, celebró la actitud y el interés de esta comunidad, al considerar que cualquiera de las disciplinas deportivas, aportan -con apoyo de las familias- valores universales importantes para la vida como lo es la responsabilidad, el respeto a las reglas, el trabajo en equipo, la solidaridad y la amistad.

Antes de seguir con su recorrido por las comunidades rurales, Lorena agradeció a la familia Ponce por abrir las puertas de su hogar para compartir una mañana en familia priista, en donde se demostró que la fortaleza y la solidaridad son la base de las familias de Aguascalientes.