Para prevenir obesidad en niños menores de cuatro años de edad, la delegación estatal del IMSS capacita, asesora y supervisa que la alimentación que se brinda en las guarderías subrogadas, cumpla con los requisitos de ser variada, suficiente y saludable.

El jefe de Prestaciones Económicas y Sociales en esta delegación, Sergio Velázquez García, aseguró que la estrategia garantiza el desarrollo pleno de los niños y elimina todo riesgo de sobrepeso, obesidad y otras enfermedades.

“Una buena alimentación durante la infancia es la mejor manera de prevenir enfermedades y permitir un desarrollo saludable en todas las etapas de la vida del menor”, aseguró el médico internista.

Refirió que los planes de alimentación que se aplican en las guarderías del IMSS están libres de azúcar, son bajos en grasa y se bebe agua simple. Las raciones de alimentos se apegan a normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es vigilada por nutriólogas, para que respondan a las necesidades de los menores.

“Además de saludable y suficiente -continuó el funcionario- al ser variada, la alimentación cumple con todos los requerimientos nutricionales de un organismo en formación y crecimiento. Por ejemplo, a partir de los seis meses de edad, los niños en guarderías empiezan a comer verduras, una por semana, hasta incluirlas todas”.

Consideró de fundamental importancia que padres y tutores den continuidad a estos cuidados en casa, pues dijo, “está documentado que los casos de obesidad infantil se presentan a partir de los cuatro años, cuando salen de la guardería”.

Es por ello que en las guarderías del IMSS, se pide a los adultos que acudan a las sesiones informativas sobre el cuidado de la salud, alimentación y desarrollo de sus pequeños.

Cabe señalar que todas las madres trabajadoras tienen derecho al servicio de guardería, por lo que pueden acudir a la más cercana a su domicilio o centro laboral, para mayor información.