La nueva vida normal de Javier Aguirre

Comparte experiencia de dirigir en Emiratos Árabes

CIUDAD DE MÉXICO.- Cerca de la medianoche, Javier Aguirre dirige la práctica del día y, en pleno interescuadras, los futbolistas se quedan estáticos como forma de respetar uno de los cinco rezos diarios en el Islam. Eso es normal.

Al llegar a casa y cuando su esposa Silvia le pregunta de dónde viene a tan altas horas de la noche, el “Vasco” no puede evitar la risa ante lo cómico de su respuesta: “vengo de la chamba”.

“Si viviéramos en México, eso ya me habría costado el divorcio”, bromea el mexicano.

El técnico y su mujer ya se acostumbraron a la gastronomía, en particular a los guisos de cordero, y conviven con una comunidad de paisanos, familiares de los pilotos de la aerolínea Mexicana que ante el quiebre de la empresa se contrataron con Etihad o Emirates Airlines.

Ese es el entorno del “Vasco” en Al Wahda, un barrio ubicado en Abu Dhabi, y apenas a hora y media de otra imponente ciudad como Dubai.

Ahí, Aguirre dirige al Al Wahda, un equipo que pelea por culminar en tercer lugar de la competencia y clasificar a la Liga de Campeones de Asia, además de que recientemente fue campeón de la Copa de la Liga tras derrotar al Al Shabab.

Luego de la presión de dirigir a Osasuna, Atlético de Madrid, Zaragoza y Espanyol, a la Selección Mexicana en dos Mundiales e incluso a la de Japón, es natural que califique su estancia en el Al Wahda como un “año sabático con goce de sueldo”.

El “Vasco”, quien aún requiere traductor en cada entrenamiento y en las conferencias de prensa, ha encajado tan bien en el equipo que firmó una extensión de contrato por un año.

Desde Abu Dhabi, el técnico atiende la llamada de CANCHA cerca de las 23:30 horas, un horario que refleja su radical cambio de vida y en el que, tras el entrenamiento, comparte algunos detalles de la vida en los Emiratos Árabes Unidos.

El Ramadán

En el noveno mes del calendario árabe, conocido como Ramadán, Javier Aguirre tiene que adaptarse a las creencias religiosas de sus futbolistas e incluso prepararlos físicamente.

“Es un mes completo en ayuno de sol a sol, nunca mejor dicho porque hacen ayuno desde que sale el sol hasta que se mete.

“Entrenan hasta las 11 o 12 de la noche porque el Ramadán termina a las 7 de la noche y es cuando ellos comen, y comen bastante bien porque están desde las cinco seis de la mañana sin comer nada y siendo atletas y deportistas tienen que tener buena ingesta”, comentó el “Vasco”.

El Ramadán en este año se celebrará del 6 de junio al 6 de julio.

Jugadores… ¡a rezar!

En el Islam, el Salat comprende cinco rezos diarios obligatorios. Aguirre reconoce que eso sí lo condiciona un poco en el entrenamiento, pero que con tolerancia y respeto cualquiera logra adaptarse.

“No es algo que me quita el sueño, cuando de repente llaman al último rezo y nos coge en la cancha, paran los jugadores totalmente, no es que se salgan, paran en el llamado al rezo. Son tres o cuatro minutos, se oye en todas las mezquitas, y se paran, no corren más, aunque estemos jugando el interescuadras se paran y luego ya reanudamos, acaba el entrenamiento y rezan”, comentó.

Su comunidad

Los reclutadores de aerolíneas asiáticas contrataron a varios pilotos mexicanos ante la quiebra de la empresa Mexicana, y justo sus familias son las que han hecho a Javier Aguirre y a su esposa Silvia sentirse como en casa.

“Hicimos una misa en la memoria de mi madre que falleció en octubre, y hay una iglesia católica en el corazón de Abu Dhabi, al lado de unas mezquitas, e invitamos a muchos amigos mexicanos.

“Hay una gran colonia mexicana de pilotos que vinieron a estas empresas, Emirates y Etihad, también de Mexicana, son más de 100 familias mexicanas de pilotos”, contó.

La adaptación

Javier Aguirre sigue sorprendido de la calidad de vida en los Emiratos Árabes Unidos.

“Muy buenas condiciones de trabajo, de salario, y hablé con Silvia, ella está muy cómoda aquí, se vive muy bien en Abu Dhabi, nos ha sorprendido el nivel de vida que se puede tener, hay muy buena oferta cultural, gastronómica, es una ciudad que geográficamente está muy bien posicionada entre Europa y Asia, del otro lado, digamos.

“No es que estés muy familiarizado con la comida árabe, pero no la desconocemos, es mucho cordero y muchos guisos, culturalmente en ese sentido no hemos sufrido”, expresó.

La comodidad

En una entrevista en agosto, Javier Aguirre dijo que estaba viviendo su año sabático con goce de sueldo, situación que bien puede ejemplificarse con comodidades como la de sus sitios de entrenamiento.

“El equipo está en el barrio Al Wahda, que está al ladito del centro, una ciudad de lo más antiguo de los Emiratos, y el estadio está en el corazón del centro, yo vivo a 15 minutos del estadio, tenemos nuestras instalaciones a una media hora rumbo a Dubai, está muy bien, a Shahama (donde están las canchas de entrenamiento) vamos poco porque nos queda muy cómodo el estadio, aquí al lado, está bastante bien, es pasto zacate más o menos porque soporta mucho el sol”, comentó.

Su futuro

Javier Aguirre rechazó ofertas de Grecia, la MLS y la Championship de Inglaterra, y tampoco ve viable regresar a dirigir a España o a México porque le parece que sus ciclos están cerrados.

“No sé en un organigrama en dónde y cuál sería la función para mí (en su regreso a México), pero siento que pudiera aportar experiencia, ideas que he agregado de otros futbol y otras latitudes y pudieran servir, no lo sé, en la práctica ya no se sabe.

“Sí tengo muchos amigos en el futbol y fuera del mismo que me han dicho ‘oye, ¿por qué no buscamos una buena inversión, vemos algo y nos ayudas’, eso siempre está en mis pensamientos, de momento estoy en el campo, en cancha, ya me estoy haciendo mayor, pero todavía tengo energía para dirigir entrenamientos, partidos, para pegar un par de berridos, todavía aguanto”, comentó.

Así lo dijo

“A México siempre lo llevo en mi cabeza y mente, tengo a mis hijos ahí, sigo mucho el futbol mexicano y por supuesto que regresaría al futbol mexicano, dudo mucho que como entrenador por mi edad, porque hay técnicos jóvenes que vienen muy fuertes, que se conocen mejor, que están más actualizados, pero alguna otra faceta ligada al futbol sí”. (Édgar Contreras/Agencia Reforma)