Muchos mitos surgen respecto al cuidado de las muelas del juicio, aunque no a todas las personas les brotan dichos molares, se especula sobre que es preferible su extracción o que tienden a desarrollar problemas de caries con más frecuencia. El odontólogo Rodrigo Navarro Gutiérrez desmiente estos señalamientos, por el contrario, advierte que como cualquier otra intervención, conlleva riesgos y si no es necesario, no hay por qué llevarla a cabo.

“No siempre es necesario que se extraigan los terceros molares, sobre todo si no causan ninguna molestia a la oclusión de piezas inferiores o superiores, pero si hacen contacto con otra pieza dental, ahí se podría considerar; es más complicado si viene el molar acostado, estar cortando hueso y fracturando muelas. Si los terceros molares ya están erupcionados o semierupcionados y causan molestias, o provocan caries con el diente vecino, sí es mejor que se realice la extracción del órgano dental; en ocasiones las muelas del juicio brotan normalmente, se unen a la oclusión normal de la persona, entonces, no hay por qué hacerlo”, explicó.

Subrayó que desde el punto de vista estético, tampoco es necesario intervenir los terceros molares, ya que no son perceptibles, en tanto que su limpieza sí es posible, ya que los cepillos alcanzan perfectamente estas piezas, sin complicación alguna. Recalcó que es un mito que al salir estas muelas, llegan a empujar o provocar daños de estructura al resto de la dentadura.

“Si nada más salen dos superiores o una no hay problema, hay que mantener un cepillado adecuado y hacer uso de un enjuague bucal, eso es lo recomendable para cuidar la dentadura, no se requiere de ningún cuidado especial. Hay también dentistas que lo hacen con fines de lucro, por eso es importante tener un médico de confianza, porque estas extracciones son costosas, llegan a valer entre 700 y 1,800 pesos por pieza, porque las raíces de esos dientes no son siempre hacia abajo, vienen chuecas, o de la punta son variables, por lo que es necesario tomar radiografía previa para evitar daños que pueden provocar quistes al paso del tiempo”, recalcó.

Navarro Gutiérrez advirtió que el no contar con una higiene dental siempre puede traer consecuencias, ya que si las caries se descuidan, las bacterias que las provocan pueden entrar al torrente sanguíneo y provocar endocarditis, que es cuando las venas del corazón se llenan de bacterias y se taponan, reduciendo la luz del tubo sanguíneo; además de otras infecciones como abscesos.

“En ocasiones, los terceros molares se extraen por poner aparatos de ortodoncia y otros cuidados especiales, pero se recomienda tener cuidado con esta extracción, no hacer esfuerzos, no comer cosas grasosas, no tomar alcohol, para evitar infecciones que afecten el sistema cardiaco; además, con la anestesia siempre hay riesgo, durante la cirugía se debe tener mucho cuidado del paciente para no retardar la cicatrización”, recalcó.