Las lesiones por causas accidentales representan en nuestro Estado el cuarto lugar en mortalidad y son un problema de Salud Pública debido al impacto que tienen en la sociedad, en el ámbito familiar, laboral, económico y social, señaló.
El coordinador estatal de Prevención de Accidentes y Atención Hospitalaria del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA), Josué Nephtaly Puentes Vázquez, dio a conocer cifras que revelan el impacto de los accidentes en la vida de los aguascalentenses. Como se sabe, éstos “pueden ser prevenibles en gran medida, mediante acciones sencillas y de sentido común que cada persona puede llevar a cabo en sus labores cotidianas”.
En nuestro estado, cada año mueren 360 personas por causas accidentales. Son la calle, la casa y el trabajo los lugares donde más frecuentemente suceden estos hechos. “Alrededor del 25 por ciento de estas defunciones están relacionadas con el consumo y abuso del alcohol”.
Sobre los casos de ahogamientos, el estado presenta una tasa de mortalidad de menos de 1.6 defunciones por cada 100 mil habitantes. Misma tasa se registra en asfixias. Los envenenamientos suceden en menos de 1 y las quemaduras 0.3.
Finalmente, recomendó a la población mantener en todo momento una estrecha vigilancia con los niños menores de 10 años, “pues su percepción del riesgo no dimensiona aún los peligros a los que se expone, ya sea en centros de recreación, en la vía pública o en su propio hogar”. Misma atención deberá tenerse con los adultos mayores de 65 años.