La mata el amor

CIUDAD DE MÉXICO.- La verdadera intención de Kevin James Loibl, el sujeto que acabó con la vida de Christina Grimmie (foto), era enamorarla; al menos, desde un principio.
El joven, de 27 años y quien laboraba en una tienda Best Buy, se sometió a varios procedimientos estéticos, como implantes capilares y cirugía óptica con láser, con tal de mejorar su aspecto y llamar la atención de la chica.
Según el Daily Mail, Loibl incluso llegó a modificar sus hábitos y adoptó una dieta vegana para adelgazar.
Compañeros de trabajo aseguraron que estaba obsesionado con la participante de la sexta temporada de The Voice (2014), con quien pretendía casarse, según les comentó.
Loibl asesinó a Grimmie de tres disparos la noche del viernes cuando la joven le iba a dar un abrazo; esto, durante una firma de autógrafos en The Plaza Live, en Orlando, Florida. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorCrece la familia
Artículo siguienteBuscan reinar