La lactancia puede ser un antídoto para la obesidad y el sobrepeso de los pequeños, así lo destacó el gineco-obstetra Alfredo Vázquez Ayala; indicó que ésta no sólo crea un vínculo entre madre e hijo, sino que trae consigo infinidad de beneficios para ambos, de los cuales destacó la reducción de probabilidades de que el menor padezca linfomas y leucemias, y en cuanto a la madre, ayuda a la pérdida de peso que se acumuló en el embarazo, entre otros.
En el caso de las mujeres que amamantan, se ha comprobado que están menos propensas a padecer cáncer de mama y ovario, así como hemorragias postparto, entre otros, destacó Vázquez Ayala.
En este sentido, el médico consideró de vital importancia que la mayoría de los cerca de 25 mil bebés que nacen cada año en Aguascalientes, se alimenten con leche materna durante su primera etapa de vida.
Sostiene que cada año se gastan 57 mil millones de pesos en tratar de paliar los problemas secundarios al sobrepeso y la obesidad, y la lactancia sería una solución a esta situación.
Hace falta impulsar aún más la cultura de la lactancia, consideró el gineco-obstetra, por lo que la creación y debido funcionamiento de un banco de leche, también vendría a proveer de salud a niños en situaciones especiales de cuidados intensivos o gravemente enfermos, a los cuales sus madres no puedan alimentar, y a través de él tengan la disposición y la tecnología adecuada para suministrar calostro y leche materna, y así ayudar a mejorar su salud; “está demostrado que salen más pronto de sus procesos infecciosos, porque contiene un sinnúmero de beneficios bioquímicos, inmunológicos y humorales”, concluyó.