La humanidad depende de los insectos

Seres tan diminutos, con formas en ocasiones un poco ansiosas, a veces son considerados plagas que llegan a molestar, algunos son venenosos pero la gran mayoría son totalmente inofensivos, y a los cuales les debemos la supervivencia del ser humano en el planeta tierra.
Los insectos juegan un papel importantísimo en el ecosistema, como por ejemplo las abejas, de quienes dependemos para la producción de alimentos y la biodiversidad mundial, al trasladar semillas cuando se alimentan del polen y del néctar de las flores.
O que tal los escarabajos quienes utilizan el estiércol del ganado para enterrarlo en el suelo mejorando la fertilidad de la tierra.
Hoy en día debemos de pensar mil veces antes de atentar contra la vida de un insecto, sin ellos la existencia en el planeta desaparecía poco a poco, por lo que ha llegado la hora de tomar conciencia en qué vamos a hacer para protegerlos.
Podemos empezar con inculcar en nuestros hijos la cultura al respeto a todas las formas de vida en nuestro planeta y de consumir productos ecológicos, locales y de temporada para apoyar el sistema de agricultura ecológico.

¡Hola Súper Héroes!
La misión será un poco difícil, pero como dicen… ¡lo fácil no es divertido! Vamos a jugar un juego que tiene por nombre el reflejo, en casa te enseñaron que debes de portarte bien, ayudar cuando sea necesario en las labores del hogar, tener buenas calificaciones, respetar y cuidar a los animales. Cuando haces estas actividades creas un reflejo de lo que te enseñaron en casa y si lo haces bien, creas un reflejo hermoso del hogar donde vives, imagina que ves tu comportamiento en un espejo, si son buenas acciones quiere decir que estas reflejando la hermosa familia que te enseñó a tener lindos sentimientos, pero si haces cosas feas como pelear, no estudiar, mentir, lastimar a las personas y a los animales, estás enviando un reflejo muy feo. Por eso yo te invito a que reflejes en el espejo imaginario de la vida acciones agradables de ti y de las personas que te educaron y te dieron valores. Y recuerda si no te gusta lo que estás reflejando sólo tú lo puedes cambiar. Colaboradora Verónica Muñoz Poblano.