La presión arterial alta puede asociarse a otros factores de riesgo como la obesidad, colesterol y triglicéridos altos, diabetes, exceso de alcohol y el tabaquismo, advirtió el Dr. Ildefonso Martínez Aldana, de ahí que es responsabilidad de las personas cuidar su salud con buenos hábitos.
Las enfermedades del corazón se mantienen entre las principales causas de mortalidad entre la población, sobre todo de las grandes urbes.
Indicó que es prioritaria la curación y la prevención de enfermedades en la sociedad, por medio de la atención y difusión de información de salud, teniendo como meta que las personas adquieran una cultura de prevención.
Se estima que el 15% de los adultos en el estado padece de hipertensión arterial, enfermedad considerada como silenciosa que no presenta síntomas visibles.
Sin embargo, se trata de un factor de riesgo que puede producir complicaciones cardiovasculares severas, con afectaciones a la calidad de vida de quien la padece e incluso, puede provocar la muerte.
La hipertensión arterial afecta directamente al corazón, al riñón y diferentes vasos y arterias, una tensión alta no controlada, aumenta las probabilidades de padecer infarto de miocardio, accidente cerebro vascular o insuficiencia renal, entre otras.
El responsable del Programa de Atención a la Salud del Adulto y el Anciano del ISSEA, mencionó que es imprescindible que la población participe activamente en la prevención y atención de este tipo de padecimientos, modificando hábitos de vida, tales como realizar una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales y baja en sodio y grasas saturadas.
Asimismo, practicar actividad física periódica, evitar fumar y consumir alcohol, controlar el peso, tener buenas jornadas de descanso, evitar situaciones de estrés y someterse a un control médico periódico.
Cada persona es responsable de su cuerpo y su salud, por lo que al adquirir hábitos saludables día a día, se podrá gozar de una vida llena de salud.