Josemaría León Lara Díaz Torre

Resulta peculiar cómo en plena era “tecnológica”, cómo algunos medios de comunicación de los ahora llamados tradicionales siguen permaneciendo en nuestras vidas cotidianas; tal es el caso de la radio, que después de tantos años siga siendo utilizado tanto como para entretenimiento como para informar. Con la llegada del aparato televisivo, se llegó a pensar que supliría a los aparatos radiofónicos pero éste no fue el caso.

Una cosa es cierta, la radio con el paso de los años ha perdido la magia intrínseca que solía tener. Pero esto no se debe a que la radio haya dejado de ser la misma, simplemente los que hemos cambiado somos sus consumidores, puesto que hemos perdido la capacidad de asombro y de imaginación. Los locutores, solían tener la habilidad de transportar al radioescucha a los sucesos, fuesen estos, verdad o ficción a través de su narración: eventos deportivos, noticias, radionovelas, etc.

En el año de 1938 la radio se encontraba en su cúspide en la Unión Americana, y particularmente el treinta de octubre de ese año, tuvo lugar un acontecimiento radiofónico que dejo al descubierto la ingenuidad de la población en general. La Columbia Broadcasting System, se tomaba la tarea de adaptar novelas a guiones radiofónicos, para que actores de voz las interpretaran al aire.

Tal fue el caso de una novela que lleva por nombre “La Guerra de los Mundos”, escrita por H.G. Wells, que en pocas palabras trata sobre una invasión de extraterrestres al planeta Tierra. Para esas fechas, un actor de nombre Orson Welles, provocaría con su actuación por medio de las ondas de radio un verdadero caos en la Ciudad de Nueva York.

Al adaptar la novela, comenzaron a transmitir el contenido de la historia de manera que la gente creyó que verdaderamente la Tierra estaba siendo invadida por extraterrestres. Situación que alarmó de tal manera a la población que, durante horas los servicios de emergencia se mantuvieron en alerta por la alta demanda telefónica, debido al temor fundado en un programa radial.

Es difícil pensar que eso pasaría en la actualidad, pero estamos hablando de la primera mitad del Siglo XX, cuando no existía una interconexión global y que el acceso a la información era en realidad muy limitada.

Ahora bien, siendo sinceros lo sucedido con “La Guerra de los Mundos” tal vez fue producto de la casualidad y de la ignorancia de la gente, pero setenta y siete años después, el poder de manipulación que pueden llegar a tener los medios sigue siendo un tema que debe mantenernos alerta.

jleonlaradiaztorre@gmail.com / @ChemaLeonLara