La gente le hace el feo al voto en el extranjero

Ayer concluyó el plazo y sólo 200 ciudadanos hicieron solicitud

Cada vez es más desairado el voto del mexicano en el extranjero, los ciudadanos radicados en otros países, y principalmente los que viven en Estados Unidos, no han querido aprovechar esta oportunidad, señaló el representante local del INE, Ignacio Ruelas Olvera.

Precisó que ayer concluyó el plazo para solicitar la credencial, y solamente 200 lo hicieron; en el proceso anterior, fueron alrededor de 300 connacionales y en el que le antecedió 490, lo que demuestra el desinterés que hay en este ámbito.

Hay quienes temen que haya cruce de información y que los indocumentados sean reportados, de ahí que se resisten a cumplir con los requisitos para ejercer ese derecho.

El funcionario recordó que la Reforma Político-Electoral de 2014, facultó al Instituto Nacional Electoral (INE) para la expedición de la Credencial para Votar con Fotografía en sedes diplomáticas de México en el extranjero.

La Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores y la Secretaría de Relaciones Exteriores colaboraron con este proceso que comenzó en febrero de 2016, y concluyó ayer.

Tales credenciales se expidieron en embajadas y consulados; ello, de acuerdo con el país en el que reside el ciudadano y la entidad federativa de su lugar de nacimiento.

Explicó que aquellos que nacieron en el extranjero y nunca han vivido en territorio nacional, debieron acreditar la entidad federativa de nacimiento del progenitor mexicano. El interesado debe comprobar su apellido paterno, apellido materno y nombre completo; domicilio; firma, huella digital y fotografía.

Votar en las elecciones constituye un derecho y una obligación que se ejerce para integrar órganos del Estado de elección popular, y la Credencial para Votar con Fotografía es el documento indispensable para que los ciudadanos puedan ejercer este derecho, pero no se puede obligar a los connacionales a que hagan el trámite respectivo.

Finalmente, refirió que el temor de los mexicanos, radicados principalmente en Estados Unidos, obedece a la postura fascista y xenofóbica del candidato presidencial Donald Trump.