La feria no sólo es alcohol, hay diversos eventos culturales que se pueden disfrutar en familia; la feria no es para que los jóvenes vayan y se embrutezcan con bebidas ebriagantes y demás sustancias tóxicas, es un escenario muy amplio donde se pueden encontrar diversidad de actividades como el Teatro del Pueblo, la Exposición Ganadera y muchos más; la feria no es sinónimo de antros y de borrachera.

El obispo José María de la Torre Martín recomendó a los papás tener más cuidado con los hijos, saber a dónde van, a qué hora regresan y cómo regresan, conocer a sus amistades y que los jóvenes sepan que no se mandan solos que hay quien ve por el bienestar de ellos.

Recomendó a los papás no soltarles toda la hebra a los hijos, deben estar al pendiente de lo que hacen.

Insistió en que la feria es para disfrutarla en familia, no para que los papás se vayan por separado a divertirse, hay que trabajar más en la unión familiar y la feria es buen tiempo para ese propósito.

Advirtió que las familias están atravesando crisis muy delicadas. Aunque se hayan casado por ambas leyes, se desintegran por cualquier motivo; ya no hay esa estabilidad que antes daba seguridad y paz a las personas, sobre todo a los hijos, sino que todo pende de un hilo.

A veces sólo aducen que ya no se quieren, que ya no se entienden, y no hacen esfuerzos por reconciliarse, sino que cada quien jala por su lado. No importan los sufrimientos de los hijos; se justifican alegando su derecho a rehacer su vida, aunque estén de por medio los hijos.

Hay legislaciones e ideologías que están minando la familia en sus bases. Al defender la libertad personal a ultranza, sin deberes ni obligaciones, cada quien hace lo que quiere. Las telenovelas y cuanto se difunde en internet, sólo incitan al apetito desaforado de complacerse con quien sea y como sea, sin normas ni compromisos: cuando comprueban los efectos negativos de este libertinaje, ya es demasiado tarde, acaban frustrados, amargados, solitarios, en una búsqueda compulsiva de nuevos placeres.

Informó que el Papa Francisco acaba de enviarles un importantísimo documento sobre el matrimonio y la familia, titulado en latín Amoris laetitia, que significa La alegría del amor, y que es fruto de dos Sínodos Mundiales de Obispos. Resalta la belleza del matrimonio y de la familia según el plan de Dios. Esta parte del documento es de suma trascendencia.