Tras destacar que la fe es el ADN del matrimonio, el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló lamentó que muchas parejas se casen “a ver si funciona”, no con un compromiso de por vida, no tienen fe en Dios, ni en su pareja.
Y así como van en aumento los divorcios, también se separan las parejas que deciden vivir en unión libre, y el fondo de esta crisis es la carencia de compromiso, el miedo a un serio proyecto de vida.
Ahora son otros los valores, la gente no se casa por fe, se dejan ir por la pasión y no le dan importancia ni la seriedad que exige el compromiso que adquieren, añadió.
Hay que hacer un trabajo muy profundo, para volver a evangelizar, a sabiendas que estamos en otra época, que los valores son diferentes, es un reto muy difícil, debemos hacer más labor de catequesis con las parejas que quieren casarse, subrayó el Pastor.
Comentó que también deja mucho que desear la educación sexual que se imparte en las escuelas y en los hogares, los papás poco se preocupan por orientar a sus hijos y los contenidos de los libros, en educación sexual es muy cuestionable.
Por eso el incremento de madres adolescentes, las jovencitas deben madurar más antes de involucrarse sentimentalmente con su pareja, deben tomar conciencia de lo que puede pasar y en su caso, los jovencitos deben responsabilizarse del hijo que engendraron y no dejarle todo el compromiso a las chicas, de ahí la importancia de que los padres hablen con los hijos de este tema, no para fomentar el libertinaje, sino para que actúen con responsabilidad.
Sobre la música comercial que se toca en las bodas religiosas, reconoció que hay mucho desconocimiento en lo que es la música sacra, litúrgica y ambiental.
Dejó en claro que el matrimonio no es una ceremonia aunque tiene elementos ceremoniales, el matrimonio es una celebración de fe, por lo que debe considerarse la música litúrgica propia de este rito; indebidamente se permite la música comercial, porque así lo quieren los novios. En este campo tiene mucho que hacer la Pastoral Litúrgica, acotó.
El prelado vino a participar en el Quincenario en honor de la Virgen de la Asunción.