La fama alejó a Juanes de su familia

MONTERREY.- Hubo un tiempo en la carrera de Juanes cuando el cantante perdió el rumbo, no sabía ni dónde estaba parado y descuidó su tesoro más preciado: su familia.
La fama rebasó los valores del colombiano, quien en la década pasada se consolidó como uno de los cantautores latinos más importantes en la industria musical.
Los 21 Grammys (dos estadounidenses y 19 latinos) y los más de 15 millones de discos que ha vendido a lo largo de su carrera no lo hicieron sentir tan bien como se encuentra ahora, que experimenta un momento de paz y equilibrio.
“Antes pasaban muchas cosas en mi vida que yo ni cuenta me daba de ellas, no sabía ni dónde estaba parado, pero hoy en día estoy con la certeza de que esto es lo que más amo hacer en toda mi vida, puedo darme cuenta que para mí es una bendición muy grande hacer música”, dijo Juanes.
“Quizá antes no me daba cuenta de muchas cosas, no sabía ni siquiera en qué lugar estaba, con quiénes, en qué ciudad, con qué gente y además no le dedicaba el tiempo suficiente a mi familia”, agregó.
¿En algún momento perdiste el piso?, se le cuestionó.
“Sí, la fama te rebasa, la gran cantidad de compromisos, conciertos, viajes… llega un punto en el que no sabes qué es en realidad lo que está pasando. Esos momentos son chéveres, pero también te los cobran caro, sobre todo en la parte personal, en la familia”, comentó.
A sus 44 años de edad y con el estreno del disco «Mis planes son amarte», Juanes puede presumir que en la actualidad se siente feliz.
El cantautor está casado con la actriz colombiana Karen Martínez; tienen tres hijos: Luna, Paloma y Dante.
“Ahora me he dado mucho más tiempo para estar en casa con mi familia, con mis hijos, verlos crecer, apreciar la parte personal, yo creo que eso es mucho más importante, y luego la parte artística. Antes me la pasaba trabajando, era todo a mil por hora, a una velocidad impresionante”.
Cuando mira hacia atrás se da cuenta que muchas veces ni siquiera disfrutó de su trabajo.
“Siento que en ese momento me estaba perdiendo de lo que más amo, que es hacer música, pero hoy en día disfruto más todo, es algo que ya pasó, he tenido la oportunidad de reflexionar y para mí lo que hago es muy sagrado”, mencionó.
A los 15 años, Juan Esteban Aristizábal empezó su carrera con Ekhymosis, grupo de metal; luego se lanzó como solista a los 28 años, en el año 2000, con el álbum «Fíjate bien» y más tarde vino su consolidación con «Un día normal», en el 2002.
“Desde muy joven he estado siempre soñando con esto, por eso ahora valoro mucho la oportunidad de estar ahí. Es algo que disfruto demasiado, cada que tengo la oportunidad de estar en un escenario lo agradezco porque para mí es una bendición”, expresó Juanes.
“Hoy en día mucho más que antes disfruto tocar la guitarra, el proceso de cantar, estar en un escenario… Para mí son cosas que se han ido afinando desde hace algunos años; ahora estoy más en paz tanto en mi vida artística como en mi vida personal”.

Tocará hits y lo nuevo
Este fin de semana Juanes se presentará como una de las figuras estelares del Machaca 2017.
“Mi encuentro con la gente de Monterrey y con todos los que van a viajar de otras ciudades de México y de otros países va a ser sensacional. Estoy ansioso por llegar y sentir la energía de tanta gente, seguro va a ser algo inolvidable para todos”, comentó.
“Estoy preparando algo especial, por supuesto que vamos a tocar algo del nuevo disco, pero no podrán faltar las canciones de siempre, que son las que la gente está esperando también”. (Alejandro Jasso/Agencia Reforma)