El proyecto de la construcción de una planta deshidratadora de leche en el estado de Aguascalientes se ha manoseado demasiado, al grado que podría cancelarse como una decisión que se definirá en los próximos días, reconoció el presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz.
Dijo que en este momento se mantienen reuniones para la creación de una Sociedad Anónima Promotora de Inversión, en la que participan varios grupos como CEGALAC, GILSA, la UGRA, y otros, aunque el principal problema son las aportaciones de inversión, pues se requieren 70 millones de pesos, que no son fáciles de aportar en este momento.
“Nos podríamos ir por un crédito, pero no es viable, con qué lo vamos a pagar, ese es el detalle, por que la secadora tal cual, no es negocio, sirve para ayudar al mercado cuando hay mucha leche. No es nada más secarla, sino con qué dinero vamos a soportar su manejo”.
Expuso que la Secretaría de Agricultura del Gobierno Federal aporta 40 millones de pesos, y Gobierno del Estado cuenta con 15 millones de pesos, y restaría el monto de los inversionistas privados, donde existen serias complicaciones para reunirlo e iniciar la construcción del proyecto.
“No está nada fácil juntarlos, yo le propuse al secretario Pilar Moreno, que esos recursos puedan dirigirse para apoyar a un mayor número de productores para tratar temas como el aretado de ganado, o impulsar proyectos como las dispensadoras de leche que realizó el Comité Sistema Bovino Leche”.
Juan Pablo Franco señaló que se ha propuesto que el recurso que se tiene destinado para la secadora de leche pueda redirigirse hacia otras actividades que pueden favorecer un mayor número de productores de leche, debido a que el proyecto origina no resulta tan atractivo en sus ganancias.
Indicó que si la deshidratadora de leche fuera un negocio rentable, los recursos por 70 millones de pesos que se requieren, ya estuvieran reunidos, pero lamentablemente, se trata de un esquema de regulación, que sólo podría ayudar en cierta época del año.
Enfatizó que en este momento las condiciones del gremio de la producción de leche han resultado favorecedoras, y sería poco probable que haya inversión hacia un proyecto, cuando se obtienen muchos más recursos de la leche líquida, que de la deshidratada.