CDMX.- Gozar de éxito, fama y fortuna para muchos puede ser sinónimo de felicidad, pero no para Nadia, quien pese a que llegó a tener todo lo que alguna vez había soñado, también estaba inmersa en una depresión.
Luego de participar en el reality de canto La Academia, la originaria de Oaxaca contó que perdió el piso y empezó a beber en exceso para tratar de evadir su realidad.
“Toda la vida había soñado con ser cantante, grabar un disco, ser famosa y tener dinero. De pronto lo tuve todo y no era feliz y me sentía tan sola, llegaba a mi cuarto y la tristeza me desgarraba el corazón.
“Intenté volverme la persona que los demás querían que yo fuera y vagaba como un barco de papel en medio del océano, no tenía rumbo ni dirección y ahora eso ya no me importa”, compartió la intérprete en entrevista.
Entre todo su sufrimiento llegó a pensar que solamente valía por ser cantante y no por ser una persona.
“Yo hacía muchas cosas de excesos con tal de encajar en un grupo de amigos porque me sentía sola, pero como ya no me siento sola, ya no necesito de alcohol ni de otras cosas para sentirme viva”. (Arturo Perea/Agencia Reforma)